Cada año se producen a nivel mundial más de 400 millones de toneladas de plástico y se cree que la mitad de este material se concibe para una vida útil de un solo uso. Además, menos del 10% se recicla.

Se estima que entre 19 y 23 millones de toneladas de desechos plásticos terminan cada año en lagos, ríos y mares, lo que equivale al peso de unas 2.200 Torre Eiffel juntas, según datos compartidos por Naciones Unidas.

Por todo ello, el Día Mundial del Medio Ambiente, celebrado cada 5 de junio desde 1972, se centra este año en la necesidad de luchar contra la contaminación por plásticos.

Estas alarmantes cifras obligan a que los gobiernos, el sector privado y demás partes interesadas amplifiquen e implementen medidas eficaces, ya que los productos plásticos de un solo uso que resultan desechados o quemados no solamente perjudican a la salud humana y la biodiversidad, sino que igualmente contaminan todo tipo de ecosistemas, desde los picos de montaña hasta el lecho marino.

YouTube video

Es posible hacer frente al problema de la contaminación por plásticos si se aprovechan los avances científicos y las soluciones existentes como las propuestas por Veolia, compañía líder en descarbonización, sostenibilidad y fomento de la transformación ecológica.

Veolia, referente mundial de la transformación ecológica

La lucha contra la contaminación por plásticos –necesidad en la que se centra el Día Mundial del Medio Ambiente 2023– es trabajo de todos. Por ello, Veolia ofrece soluciones de gestión en las actividades de agua, residuos y energía, impulsando el desarrollo sostenible de las ciudades, industrias y agricultura.

Por su parte, Agbar, integrada en Veolia desde 2022 como un hub de conocimiento del agua, refuerza la actividad del grupo, con servicios de gestión integral del ciclo integral del agua y de preservación del medioambiente. En España, el grupo presta servicio de agua a trece millones de personas, en más de 1.200 municipios.

Lucha contra el cambio climático

En el marco de la estrategia del grupo en la lucha contra el cambio climático, Agbar desarrolla soluciones innovadoras para la preservación del agua y los recursos naturales, especialmente en el contexto actual de sequía, y la restauración de los ecosistemas a través de la adopción de soluciones basadas en la naturaleza –soluciones inspiradas en el funcionamiento de los ecosistemas que preservan la biodiversidad a la vez que contribuyen a la adaptación de los efectos del cambio climático de una forma más sostenible, generando múltiples beneficios que provienen de la naturaleza–, y la contribución a las infraestructuras verdes.

En Rojales (Alicante), Hidraqua, parte del grupo, ha apostado por las soluciones basadas en la naturaleza creando una zona húmeda artificial con agua regenerada, que, a su vez, evita vertidos al medio en episodios de lluvias torrenciales.

En colaboración con el ayuntamiento de la localidad, ha construido lagunas artificiales naturalizadas en el parque de El Recorral, que se ha convertido en un humedal rico en biodiversidad.

Lagunas artificiales en el parque de El Recorral (Rojales, Alicante).

Asimismo, entre otras acciones de preservación de la flora y fauna autóctona, en colaboración con la Asociación Faunatura, Hidraqua ha instalado distintas cajas nido, tanto para aves como para murciélagos, con el objetivo de aumentar el número de insectívoros que ayuden a controlar plagas, particularmente de procesionaria y mosquitos, dentro de la búsqueda de soluciones para evitar uso de pesticidas y contribuir al incremento de biodiversidad del parque.

En Sant Joan les Fonts (Girona), Agbar, junto con el consejo comarcal de la Garrotxa y el ayuntamiento, ha llevado a cabo un proyecto de restauración ambiental de los humedales artificiales de depuración, que forman parte de la depuradora de Begudà y que favorecen la biodiversidad del parque natural de la Garrotxa.

Humedales artificiales de depuración, que forman parte de la depuradora de Begudà y que favorecen la biodiversidad del parque natural de la Garrotxa (Girona).

Entre las actuaciones realizadas, con el objetivo de mejorar la calidad ecológica de los ecosistemas y especies acuáticas del río Turonell, se han retirado los sedimentos en las tres balsas interconectadas; se ha reducido la vegetación ruderal –aquellas plantas que se caracterizan especialmente por su capacidad de desarrollarse en lugares muy desfavorables a nivel botánico–; se han eliminado especies invasoras; se ha potenciado e incorporado vegetación de ribera y acuática autóctona; se ha restaurado una zona yerma para transformarla en un prado de flores silvestres propio de la Garrotxa para favorecer a insectos y polinizadores; y se han instalado estructuras que potencian refugios de fauna para murciélagos, anfibios y polinizadores.

Economía circular y gestión de residuos

Un cambio hacia una economía circular puede reducir el volumen de plásticos que llegan a los océanos en más de un 80% para 2040; reducir la producción de plástico virgen en un 55%; ahorrar a los gobiernos 70.000 millones de dólares para 2040; reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 25%; y crear 700.000 puestos de trabajo adicionales, principalmente en el sur del mundo, según datos compartidos por Naciones Unidas.

Por ello, la compañía también está avanzando hacia el paradigma de la economía circular, con soluciones de residuo 0. Muestra de ello es la transformación de sus depuradoras tradicionales en ecofactorías, un modelo que se apoya en la digitalización e implantación de tecnología de vanguardia. De esta forma se consigue transformar las antiguas depuradoras, consumidoras de recursos, en ecofactorías que regeneran agua para nuevos usos (riego agrícola, limpieza de calle, etc.), valorizan residuos para producir nuevos recursos (por ejemplo, los lodos de depuración se valorizan como abono en agricultura) y producen energías renovables, generando un impacto positivo sobre su entorno.

Asimismo, Veolia ofrece una gama de servicios integrados para la gestión de todo tipo de residuos (sólidos, líquidos, peligrosos, etc.), fomentando la economía circular mediante la recolección, el reciclaje y la revalorización de los residuos como materiales o energía. Estas soluciones se enmarcan en el compromiso global del grupo de ayudar a sus clientes a impulsar la descarbonización, reduciendo la huella ambiental, regenerando los recursos y mejorando la calidad de vida de las personas, en línea con su propósito de acelerar la transformación ecológica para conciliar el progreso humano y la protección del medio ambiente.

Segunda vida a los plásticos

En el caso de los residuos plásticos, el grupo cuenta con dos plantas de reciclaje en España: la Red by Veolia ubicada en Alcalá de Guadaira (Sevilla) y TorrePET by Veolia situada en Torremejía (Badajoz) a través de las cuales ofrece soluciones integrales de reciclaje de plástico para poder darle una segunda vida –al convertirlos de nuevo en materia prima secundaria para fabricar nuevos envases– y combatir así la contaminación plástica del planeta.

  • La Red by Veolia está dedicada al reciclaje de plásticos industriales, posconsumo y agrícolas. Con una amplia experiencia en el mercado nacional e internacional es capaz de tratar 120.000 toneladas de residuos plásticos al año.
  • La planta TorrePET by Veolia es un referente nacional en el ámbito del reciclaje de plástico PET, uno de los más utilizados en la industria de gran consumo y, más específicamente, en la industria alimentaria. La planta es capaz de gestionar más de 60.000 toneladas de residuos plásticos al año y 30.000 toneladas de granza de PET reciclado con calidad alimentaria para botellas. TorrePET by Veolia cuenta con desarrollo propio de I+D y tecnología avanzada, lo que le ha permitido situarse a la vanguardia del reciclado de PET. 

Concienciación ambiental

Como parte de su compromiso con el cuidado del planeta, el grupo Veolia impulsa iniciativas de concienciación ambiental, a través de exposiciones, talleres y actividades de limpieza y recogida de residuos en playas, entre otras, tanto para sus trabajadores como para la ciudadanía.

El tiempo se acaba y la naturaleza se encuentra en situación de emergencia. Necesitamos una acción urgente entre todos para abordar estos problemas apremiantes. Y tú también formas parte del cambio.