FORBES ha reunido a personalidades del mundo empresarial y político durante la cuarta edición del Forbes Summit Sustainability, celebrada en el Mandarin Oriental Ritz de Madrid. Con el apoyo de Naturgy, T-Systems, Veolia, Solar Profit, Mastercard, Bodega Emina, Sacyr, GSK, Sanitas y la Universidad Europea como partners; Andrés Rodríguez, presidente, editor y director de Forbes España, ha abierto este encuentro orientado a explorar todas las áreas de actuación para liderar la transición sostenible en Europa. Este es su discurso.

Buenos días a todos.

Bienvenidos a la quinta edición del Forbes Summit Sustainability, que desde el año pasado también se celebra en Barcelona, ciudad a la que volveremos este otoño.

Este es un encuentro, como todos los de Forbes, centrado en las personas.

Por eso, quería arrancar, rindiendo homenajea una persona. Bárbara Allende Gil de Biedma, que era tan tímida que decidió pintar sus fotos para contarnos un mundo a color, con otros colores, y decidió firmarlas con el nombre de una estrella, una estrella que se había inventado El Hortelano, un pintor amigo suyo. Entre los dos pensaron que si Andy Warhol se había sacado de la manga La Factory, ellos podrían desde El Rastro inventar La Cascorro Factory.

Hace unos años nos pintó esta portada, pero casi no la convenzo porque decía que los de Tapas comíamos carne y ella era vegana.

La sostenibilidad es un reto de personas con nombre y apellidos. Como el de Barbara, que se fue antes de ayer y os pido un aplauso para ella y para su fotografía.

Ayer acabó el foro de DAVOS, que como sabéis es la gran cumbre de discusión de los grandes macroparámetros económicos —y que aunque es cierto que “sólo” representa a lo establecido— es un faro de futuro. Forbes estuvo allí.

En Davos se ha hablado sobre todo del fin de la globalización. Ojo con la palabra, para muchos un anatema, pero que nos ha hecho mejorar sin lugar a dudas. En 1990 convivíamos, respirad un poco hondo para asumir la cifra, 2.000 millones de seres humanos que vivían con menos de 2 dólares al día. ¿Sabes cuanto cuesta un café en el Starbucks que hay en la esquina? 

La globalización ha hecho que en 2022 (32 años después) sólo haya 700 millones de seres humanos que viven con 2 dólares del al día. ¿Sólo? 

No todo ha sido bueno en esta globalización, claro. El 30% de la riqueza generada en estos treinta años se ha quedado en manos del 1% de la población que sigue aumentando sus privilegios.

¿Nos enfrentamos a la Globalización 3.0?

En Davos se habla de una palabra: Desglobalización. Los países ponen cada vez más trabas, podríamos llamarlas aranceles, para comerciar con otros. Hay una desconfianza mundial en el flujo de materias primas y de servicios provocado por la pandemia (que será temporal), pero también provocado por la sociedad digital. India acaba de prohibir la venta de cereales. Hace unos años India lo que quería era vender sus cereales a los más países posibles para así diversificar su riesgo.

Antes se hablaba de deslocalización, de producir en el lugar del mundo en el que sea más barato, ahora en Davos se habla de Relocalización, pero esta palabra está asociada con aislamiento. Y sabemos desde la Gran Depresión que el aislacionismo no funciona.

El futuro será sostenible o no será. No hay duda. Sí, pero… ¿Para quién?

Es fácil, para nuestros hijos.

Nadia Calviño, que estuvo invitada en Estación Podcast, el Festival Iberoamericano de Podcast y Creación Sonora que promovemos desde Spainmedia, lo explicaba muy bien: Estamos trabajando para que nuestros hijos no nazcan superendeudados.

Está muy claro. 

Pero, ¿qué hijos?

Para que un país se regenere, una mujer tiene que tener 2,1 hijos de media. La natalidad en España de 1,24. Vivimos en una pirámide invertida.

España se ha convertido en una potencial mundial en reproducción asistida, incluso tenemos turismo reproductivo porque también somos una potencia turística.

¿Os acordáis de esas pelis de catástrofes que Hollywood estrena cada verano y que son tan divertidas para comer palomitas? En 2030 se puede producir en España una de esas “catástrofes” porque los que pertenecemos al baby boom, casi 12 millones de personas nos vamos a jubilar. Bueno, yo no, que los editores no jubilan. 

Y esa jubilación coincidirá con la menor natalidad que hemos tenido nunca. 

Así que el futuro será sostenible o no será, pero es difícil tomar decisiones sobre sostenibilidad cuando no ves cerca, a tus hijos, por ejemplo, para que las sientan. Los sacrificios globales son más difíciles.

La bolsa siempre fue el gran indicador macroeconómico. Pero sin contemplar la natalidad, la subida o la bajada de la bolsa puede darnos datos incompletos.

Desde Forbes queremos liderar esta conversación. Estamos comprometidos con la Agenda 2030 y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Amplificar vuestras ideas, explicarlas mejor. Desde Forbes queremos aprender, y para eso hacemos estos Forbes Summit. Un abrazo a todos y a todas los que nos escucháis en directo, por streaming o lo haréis por diferido. Esta es vuestra casa.