Nadie podía imaginar la desolación que traería la pandemia y la gran crisis que afectaría a todos los ámbitos de la actividad humana. Nos asomamos al inicio de una nueva era y las universidades, al igual que el resto de la sociedad, habrán de adaptarse a nuevas necesidades, formas de pensar y de vivir. Un proceso en el que la Universidad de Alcalá lleva cierta ventaja, pues ya tenía en proyecto un Plan Estratégico para definirse como universidad del futuro.

En la Universidad de Alcalá (UAH) éramos conscientes de que, tras años de globalización y en un mundo cada vez más interdependiente y complejo, las universidades habríamos de evolucionar para mantener la excelencia en nuestro servicio a la sociedad, y seguir actuando como generadoras del conocimiento; artífices de la difusión cultural; defensoras de los valores cívicos fundamentales; fuentes de progreso para futuras generaciones, y pioneras en la investigación científica y tecnológica, cuyas posibilidades parecen hoy limitadas tan solo por la imaginación.

Por ello, nuestra comunidad universitaria al completo se encuentra implicada, desde antes de la pandemia, en el Plan Estratégico Universidad de Alcalá-2036, cuyo fin es que nuestra universidad mantenga su liderazgo nacional e internacional en lo que se refiere, entre otros campos, a compromiso con la sociedad, medio ambiente, lengua española y digitalización. El plan, que ahora habrá de tener en cuenta las características del período poscovid, definirá nuestra forma de abordar las cuatro funciones fundamentales de toda universidad -Investigación, Docencia, Transferencia de Conocimiento y Aprendizaje a lo largo de la vida- vistas desde seis ejes transversales: personas, sociedad, infraestructuras, internacionalización, calidad y tecnología.

Digitalización, fundamental en la era poscovid

La transformación digital, que ya era un desafío antes de la pandemia, se consolida como factor imprescindible para atender a la colectividad en la época poscovid, pues desde los meses de confinamiento, la digitalización de toda la sociedad, incluidas las instituciones académicas, ha crecido con una intensidad impredecible.

El espaldarazo a la transformación digital fue precisamente uno de los puntos más llamativos entre las medidas de urgencia que hubo de tomar el mundo académico para mantener su actividad. Superado con éxito este primer obstáculo, toca ahora afianzar los cambios con una intensa transformación que ha de acometer para consolidar su visibilidad y credibilidad como institución fiable y útil, como un referente en el que buscar apoyo y soluciones ante los grandes desafíos globales, agravados por la pandemia.

Los tiempos poscovid inician un nuevo ciclo en la historia de la Universidad, en el que habrá de fortalecer su imagen como institución eficiente, abierta a la evaluación permanente, a la crítica y al cambio y, con ello, a la innovación en las dinámicas y modelos para educar y formar a las próximas generaciones, y también a la organización, relación y respuesta ante las necesidades de la comunidad universitaria respecto a trayectorias profesionales, desempeño de funciones, y fomento de la equidad, cuya carencia se ha manifestado en distintos ámbitos y con crudeza durante la pandemia.

La plaga está sembrando dolor y sufrimiento, y la Universidad ha sabido responder con cercanía gracias a su capacidad para generar saber, innovar, investigar y transferir conocimientos cuyo valor se ha puesto de manifiesto. Sería deseable seguir por este camino, prepararse para el porvenir, y que el contacto con la colectividad sea aún más estrecho y permanente, para reafirmar a las universidades como instituciones rigurosas, dinamizadoras y fiables frente a cualquier reto.

Otras reformas necesarias

A la transformación digital, ya en marcha, habrán de añadirse reformas que modernicen las infraestructuras y los procesos de gestión y rendición de cuentas. A todo ello se sumará la urgencia de explorar nuevas vías de financiación para abordar estos cambios necesarios. En este sentido, en la Universidad de Alcalá compartimos la visión de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), que reivindica el potencial del Sistema Universitario Español en el proceso de recuperación y solicita al Gobierno de España que sea incluido en la estrategia de repartos y utilización de los fondos europeos.

En definitiva, las universidades han de prepararse para crecer en un contexto inédito y ponerse al servicio de la sociedad, como han hecho durante siglos, para aportar esperanza y generar a través del conocimiento las transformaciones más relevantes que lleven a una mejor calidad de vida.

Referente internacional

La Universidad de Alcalá UAH está presente en los tres principales rankings internacionales: QS World University Ranking, Times Higher Education World University Ranking y ARWU (Academic Ranking of World Universities) de Shanghai, destacando especialmente en la capacidad de atracción de estudiantes internacionales, donde QS nos sitúa como la 1ª universidad pública española y Times en la 4ª posición. El ranking QS sitúa a la UAH entre las 500 mejores universidades del mundo; Times nos sitúa entre las 1000 mejores del mundo y en el ranking ARWU la Universidad de Alcalá aparece entre las 900 mejores universidades a nivel global.

Cabe destacar que la UAH es una de las más comprometidas socialmente, como han vuelto a corroborar el ranking de GreenMetric que vuelve a situar a la UAH como una de las Universidades más comprometidas con el medio ambiente, ocupando la 2ª posición nacional y 24 del mundo. También lo corrobora el Times Higher Education Impact Ranking, ya que ha situado a nuestra universidad entre las 300 mejores universidades del mundo, en el ranking general ha logrado posicionarse entre las 100 mejores del mundo en dos de ellos, concretamente, en el de “Calidad de la Educación” (ODS 4) (posición 64) e Igualdad de Género (ODS 5) (posición 95). Mientras que en “Alianzas para alcanzar los objetivos” (ODS 17) se ha posicionado entre las 200 mejores (posición 101-200) y en “Ciudades y comunidades sostenibles” (ODS 11) entre las 300 mejores del mundo (posición 201-300).

José Vicente Saz Pérez, Rector de la Universidad de Alcalá