Mientras el sector de viajes y turismo en Europa sigue afectado por la pandemia, se ha producido un cambio de paradigma en el mercado inmobiliario y ha emergido un nuevo tipo de cliente.

El futuro se ha convertido en algo incierto, la llamada ‘nueva normalidad’ ha modificado la manera de vivir, de relacionarnos con nuestro entorno, trabajar y, como no, consumir bienes y servicios.

Ante este nuevo escenario, la primera medida que tomamos como empresa fue la de evaluar el escenario pos-COVID al que nos enfrentábamos y visualizar los cambios que habíamos visto en Sotogrande S.A. Gracias a esta evaluación hemos podido identificar los riesgos y definir mejor nuestras fortalezas y oportunidades con las que afrontar, nuestro plan de ruta a seguir en los próximos meses.

Hemos detectado un incremento en la compra de viviendas alejadas de las grandes ciudades, una búsqueda de la naturaleza y la vida familiar en un entorno cómodo. Los clientes apuestan por espacios grandes, aire libre y entornos seguros donde poder vivir con las mayores garantías de seguridad. Buena prueba de ellos es el incremento de plazas escolares en entornos alejados de las zonas urbanas.

También hemos percibido que el trabajo en remoto ha llegado para quedarse y que el cliente que antes buscaba una casa de veraneo, ahora se plantea comprar un espacio donde pasar largas temporadas, e incluso desarrollar desde ahí su actividad profesional. Los veinte días al año de vacaciones ahora se pueden extender muchas semanas e incluso meses. Lo que antes te ataba a las grandes ciudades eran las reuniones, los viajes de trabajo y el trabajo presencial, ahora, se puede hacer de forma telemática.

Antes de la pandemia producida por la COVID-19, las viviendas con instalaciones deportivas ya eran muy atractivas a la hora de comprar y eso se ha incrementado con la pandemia. Cada vez más, el comprador busca tener acceso a espacios deportivos donde poder realizar actividades e introducirlas en sus rutinas.

En cuanto al ámbito sanitario, la gente ha tomado conciencia de los riesgos que tiene el virus en la salud. Nunca pensamos que el sistema sanitario pudiera colapsarse y en estos tiempos, el comprador ha tomado buena cuenta de ello y por eso a la hora de comprar analiza las instalaciones sanitarias y hospitalarias cercanas a la nueva vivienda.

En términos de sostenibilidad, el comprador se ha concienciado de que el cuidado del medio ambiente no es una opción. Durante la pandemia, se ha hecho más consciente de la vulnerabilidad de nuestro ecosistema y por ello el nuevo comprador invierte su dinero en proyectos sostenibles con compromiso medioambiental. Nos encontramos con un mayor número de clientes sensibilizados a conceptos de sostenibilidad, eficiencia energética, confort o el bienestar, que ya están presentes en todos nuestros proyectos.

En resumen, seguridad, protección y conexión con la naturaleza son los requisitos que busca un comprador a la hora de encontrar una nueva vivienda. Las promotoras inmobiliarias deberán centrase en ofrecer lo que es importante para la calidad de vida de las familias.

Tenemos esperanza en que este sector sea clave en la recuperación económica tras la pandemia. Para ello deseamos que venga a nuestro país un turismo de calidad, que valore el alto nivel de especialización de nuestra oferta y que anime a otros sectores de forma indirecta. Esto dibuja un panorama tremendamente favorable en 2021 para el mercado vacacional y de segundas residencias.

Roberto Roca es CEO de Sotogrande, S.A. y Director de Inversiones en Orion, teniendo la responsabilidad de las actividades de Orion Capital Managers en España.

Antes de incorporarse a Orion, fue Director General de Cordillera Capital, una empresa basada en Paris, gestora de inversiones inmobiliarias. Anteriormente, ocupó puestos de responsabilidad en AEW Europa y LaSalle Investment Management, liderando equipos que invirtieron en activos comerciales, oficinas, hoteles y logística en varios países de Europa. Su experiencia incluye el desarrollo de centros comerciales, oficinas y plataformas logísticas en América Latina, Francia y en el Reino Unido.

Obtuvo una licenciatura de Haverford College, un Masters en Arquitectura de la Universidad de Rice y un MBA de INSEAD.  Es miembro del Urban Land Institute.