El desarrollo de nuevas tecnologías y nuevas medicinas, así como la investigación, precisan de una inversión significativa. Las instituciones como las universidades y los centros de investigación también necesitan herramientas tecnológicas que a menudo son costosas. Para poder avanzar, se requiere tener los fondos necesarios. Por eso, con el fin de contribuir a ello y conseguir inversiones significativas, Candriam lanzó su fondo Candriam Equities L Oncology Impact a principios de 2019. El fondo invierte entre 50 y 60 empresas que desarrollan soluciones tecnológicas o medicamentos que permiten un mejor diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con el cáncer.

Cada año, Candriam dona el 10% de la comisión de gestión neta de su fondo Candriam Equities L Oncology Impact a asociaciones que luchan contra el cáncer.

El cáncer constituye a día de hoy la segunda causa de muerte en el mundo. El tratamiento de la enfermedad está progresando, mediante el desarrollo de nuevas tecnologías, en particular para diagnosticar el cáncer en una etapa cada vez más temprana.

Sin duda la inteligencia artificial tiene un papel destacado y permite ahora ayudar a los médicos especialistas a identificar el cáncer de piel o de cuello uterino a partir de fotografías. La evolución está en marcha.

El verdadero desafío se encuentra en mejorar los tratamientos. Si bien el diagnóstico ha evolucionado, el tratamiento también ha experimentado grandes avances desde que aparecieron las primeras quimioterapias en la década de 1940. Gracias a los avances en la investigación, los tratamientos con fármacos y radioterapia se han vuelto cada vez más precisos.

Casi todos los negocios se ven afectados por las crisis mundiales. En la asistencia sanitaria, algunos ingresos sólo se posponen, no se pierden, por ejemplo, las mamografías rutinarias. Por lo tanto, el impacto en el sector es mucho menos dramático que en muchos otros sectores. Cabe destacar de igual modo que la mayoría de las estrategias de inversión en salud han superado ampliamente a los índices de renta variable global en los últimos años.

La innovación es necesaria para poder reaccionar a la crisis sanitaria en la que nos encontramos. Y creemos que la inversión en salud, en más investigación y en tecnologías relacionada con el sector sanitario aumentará considerablemente.

Al final, el coste de esta inversión es mucho menor que el coste masivo de cerrar nuestras economías.

El fondo goza de oportunidades bastante interesantes en los diversos subsectores que aglutina tales como equipos de diagnóstico e investigación, tecnología médica, big data e inteligencia artificial o farmacéuticas y biotecnología. De igual modo se ha visto beneficiado de un gran avance en la investigación de una vacuna o un fármaco para el COVID-19.

Rudi Van de Eynde, responsable global de Renta Variable Temática de Candriam.