El Gobierno andaluz quiere lanzar un mensaje claro y contundente a todo aquel que tenga la intención de poner en marcha un proyecto empresarial: Andalucía, la comunidad más poblada de España, es una autopista para la inversión. 

El Gobierno del cambio llegó en enero de 2019 con una idea muy clara: centrar todos los esfuerzos en mejorar la situación económica de la región e impulsar su desarrollo económico, mejorar la competitividad y estimular el mercado de trabajo. Y esa hoja de ruta, pese a la pandemia que ha generado el coronavirus, sigue vigente.

Acabar con las trabas burocráticas, bajar los impuestos o ser aliados de todos aquellos que quieran invertir y aprovechar las oportunidades que ofrece Andalucía son solo algunas de las medidas que estamos impulsando. Una vez que superemos la crisis sanitaria, Andalucía va a estar más que preparada para ser la primera en subirse al tren de la recuperación económica.

Los buenos datos que comenzó a cosechar la comunidad autónoma antes de que estallara la pandemia mostraban la punta del iceberg de las potencialidades que tiene Andalucía, una tierra que, lamentablemente, no ha tenido hasta ahora unos gestores que crean en ella y que trabajen por guiarla en el sendero de la prosperidad y el éxito.

Estamos hablando de una región que, además de ser un lugar privilegiado para vivir y visitar, es también un sitio ideal para invertir y trabajar. Andalucía necesitaba medidas pioneras e innovadoras para ser atractiva a nivel empresarial y despejar el camino a los inversores, y las estamos llevando a cabo.

Andalucía era un infierno fiscal, pero hemos demostrado que bajar los impuestos funciona, permite a los ciudadanos tener más dinero en el bolsillo, gastar más y, por tanto, aumentar la recaudación. De hecho, nos situamos entre las regiones con menos carga tributaria de España.

Otro de los grandes hitos en este marco ha sido la aprobación del Decreto Ley de Mejora y Simplificación de la Regulación para el Fomento de la Actividad Productiva, con el que agilizamos 21 leyes y seis decretos, y que incluye un centenar de medidas con dicho objetivo. Todo para atraer inversiones y facilitar el acceso a la actividad productiva a emprendedores y empresas, simplificando y proporcionando seguridad jurídica y una regulación más eficiente.

Es tan sencillo como cumplir con lo que los ciudadanos esperan de nosotros: que las administraciones sean útiles, ágiles, que les ayuden a resolver sus problemas y los acompañen en el camino. Y para eso, este Gobierno tiene claro que la empresa privada es un aliado clave.

Con esa idea, hemos puesto en marcha una Unidad Aceleradora de Proyectos que tiene encomendado la búsqueda de colaboraciones de capital privado en proyectos propios de la Administración. Para eso, se designan a Project Managers cuya misión es atraer y retener grandes inversiones, facilitando y acelerando todos los trámites para que nada impida ni desmotive su implantación en Andalucía.

Y seguimos dando pasos en este sentido. En unos meses, contaremos con una ventanilla única para todas las empresas que quieran crear riqueza en Andalucía, invirtiendo en la comunidad o expandiéndose desde nuestro territorio. Vamos a unificar todas nuestras políticas de apoyo a la empresa en Andalucía TRADE, un ente público que asumirá todas las políticas que hasta ahora estaban desperdigadas en varias empresas públicas. La eficacia en la gestión y la eficiencia en el servicio público debe ser la línea de actuación de cualquier Gobierno.

Igualmente, Andalucía está preparada para asumir el desafío que supondrá la gestión de los fondos europeos para la reconstrucción. Sabemos cómo hacerlo y qué queremos. Por eso ya estamos preparados para cuando lleguen los recursos económicos de Europa para reactivar la economía frente al Covid.

Vamos un paso por delante. Hemos aprobado un decreto-ley para agilizar la gestión y ejecución de esas cantidades que, básicamente, simplificará, tramitando como urgente y prioritaria toda aquella actuación, directa o indirecta, que tenga impacto en los Fondos Europeos; acelerará los trámites y reorganizará los recursos de los que disponemos para maximizar la eficiencia.

Esa es la receta de este Gobierno. Ir a la raíz de los problemas, ponernos en la piel de aquellos que queremos como compañeros de viaje y, entre todos, sacar a Andalucía de la crisis provocada por la pandemia cuanto antes, sentando las bases de un modelo que están convirtiendo a la comunidad en una autopista para la inversión. Andalucía tiene futuro. 

Elías Bendodo, consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía.