¿Existe la semana del arte en Ibiza? Pues sí, y se acaba de instaurar. La Nave Salinas y la feria de arte CanArt han unido sus fuerzas para atraer coleccionistas y galerías de todo el mundo y comenzar a posicionar a la isla bonita como un referente cultural de arte contemporáneo.

En su día ya lo intentó Guy La Liberté, con un proyecto fascinante llamado Ibiza Art Projects, donde exhibía su propia colección a la vez de hacer residencias de artistas internacionales que creaban obra exprofeso para exponer allí con materiales y artesanos de la isla. Pasaron artistazos como Kara Walker, Jenny Holzer…, pero desde mi punto de vista, la isla no estaba aún preparada para ello…y el proyecto no funcionó, lo cual fue una pena.

Ahora la isla está más poderosa que nunca, con un nivelón de gente de todos los ámbitos viviendo todo el año. Y esto lo han sabido ver muy bien tanto el gran coleccionista y filántropo del arte Lio Malca (que inauguró La Nave Salinas con su primera exposición en 2015 La Nave Salinas) como Sergio Sancho, el director de la feria de arte Urvanity en Madrid y ahora también de la feria de arte Can Art en Ibiza que ha inaugurado su primera edición este mes de julio.

La Nave Salinas, es como su nombre indica una majestuosa nave a los pies de la playa de Salinas por donde han pasado solo shows de artistas de tanto renombre como Bill Viola, Keith Haring, Kaws o Macarrón. Este año, Lio y su fabuloso equipo, entre los que se encuentran Alejadra Navarro y el sobrino de Lio, Isaac, han presentado la obra de la artista húngara Eva Beresin.

Eva es una de esas artistas que llevaba pintando toda la vida pero que nunca había participado del mercado del arte. No fue hasta la pandemia que comenzó a subir imágenes de sus obras a Instagram, cuando captó la atención de Kenny Schachter, famoso crítico de arte que dijo de ella: “Sus pinturas son igualmente seductoras, hilarantes e inquietantes. Mientras se deja llevar por una falsa sensación de entretenimiento reconfortante, Eva nos golpea en la cabeza después de atraernos con sus imágenes inigualables, desenfrenadas, simbólicamente violentas e inquietantes”.

Lio Malca, visionario donde los haya (recordemos que fue uno de los jóvenes compradores de Keith Haring y Basquiat entre otros), coincidió con Schachter en que debían posicionar a la artista de 68 años donde se merecía. “Vi su obra por primera 2021 después en la feria NADA en Miami 2021 donde traté de comprar una pieza pero lamentablemente ya estaba vendida. Le pedí a Isaac, mi sobrino que es parte del equipo que la contactara por Instagram y así comenzó nuestra relación” comparte conmigo Lio.

La exposición Prácticas diarias de pecados capitales y otros disparates se inauguró el pasado sábado. Llegué pronto, casi la primera, me gusta hacerlo así porque siempre hay menos gente y si tienes suerte, incluso puedes charlar con la artista. Y así fue, la Nave estaba todavía tranquila, pude pasear por las obras y verlas con detenimiento. Además estaba Eva, que según me confesó, se sentía abrumada por tanta atención. Me contó que sus obras son en su mayoría auto retratos, o que narran experiencias personales como las que recopiló de un diario que encontró de su madre, judía, nada más salir de un campo de concentración después de la Segunda Guerra Mundial.

La figuración expresionista casi caricaturesca de sus obras emana dolor, sarcasmo y crítica pero también humor, según ella representan la banalidad de lo grotesco. Eva aboga por no tomarse las cosas complicadas demasiado en serio. Lio Malca me dio su propia visión del trabajo de la artista: “En sus obra de trazos gruesos, en ocasiones nublados y muy viscerales encuentro historias, sentimientos profundos, humor, dolor, placer donde el observador se siente interpelado. Una manera de decir: no juzgues a nadie porque cada uno pecamos de manera distinta”.

Hablamos sobre esta obra (en la foto) y me preguntó “¿Sabes lo que es? Es una de esas constelaciones familiares que se hace la gente ahora…a mi me parece demasiado esotérico, yo no lo haría pero si lo hiciese creo que este sería el resultado de mi propia familia.” Me quedé con ganas de preguntarle quién es quién…

Mientras tanto y no menos importante, sucedía CanArt, la primera feria de arte contemporáneo que se ha celebrado en la isla pitiusa. Una feria de tamaño reducido, muy abarcable y perfectamente comisariada por Sasa Bogojev. Una interesante selección de algunas de las más prestigiosas galerías del mundo entre las que se encontraban la japonesa Nanzuka, Seasons LA o las españolas L21 o Veta. La feria lleva una línea muy clara de jóvenes artistas que están triunfando internacionalmente y batiendo records en subastas. Un estilo que se mueve entre lo hype, el animee y la figuración con grandes dosis de color. Cabe resaltar que en este nuevo movimiento artístico tenemos grandes representantes españoles: Calleja, Jordi Ribes, Fátima de Juan, Imon Boy

Creo que es una apuesta muy acertada y que será la primera de muchas semanas del arte en Ibiza.