Después de dos décadas luchando contra un cáncer de páncreas, Ruth Bader Ginsburg ha fallecido en Washington a los 87 años a causa de complicaciones de la propia enfermedad. RBG, como era conocida la jueza, era un símbolo de las protestas, las causas liberales y los derechos de las mujeres en Estados Unidos.

Descendiente de inmigrantes judíos, Ruth nació en Nueva York, en 1933. En 1954 se graduó en la Universidad de Cornell y pocos años después se convirtió en una de las nueve mujeres en inscribirse en la Escuela de Derecho de Harvard.

Trayectoria profesional

Cofundó el Proyecto de Derechos de la Mujer en la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos, lo que le valió la nominación del presidente Jimmy Carter a la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Distrito de Columbia. En 1993, el presidente Bill Clinton la nominó a la Corte Suprema, convirtiéndose en la segunda mujer en ser juez del más alto tribunal de Estados Unidos

Bill Clinton y RBG en 1993 / Getty Images

“Estados Unidos vs. Virginia” fue uno de los casos más importantes en la carrera profesional de Ginsburg, por el que se anuló la política de admisión de solo hombres en el Instituto Militar de Virginia. Ginsburg alegó que ninguna ley o política debería negar a las mujeres “la plena ciudadanía, la misma oportunidad de aspirar, lograr, participar y contribuir a la sociedad en función de sus talentos y capacidades individuales”.

En 2015, Ruth fue una de los seis jueces que defendieron la Ley de Cuidado de Salud Asequible de 2010, conocida como Obamacare. La jueza también estuvo detrás de la legalización del matrimonio homosexual en los 50 estados.

Con la muerte de Ginsburg, en la Corte Suprema de Estados Unidos quedan dos mujeres frente a seis hombres. El presidente, Donald Trump tiene la opción de nominar a la persona que ocupará el lugar de RBG.