El actor Sidney Poitier (Miami, 1927) ha fallecido este viernes a los 95 años, según ha informado Fred Mitchell, ministro de Asuntos Exteriores de Bahamas y amigo de la familia. En 1950, comenzó su andadura en el mundo del cine en la película No Way Out. Ocho años después, fue nominado al Oscar por la ficción Fugitivos, siendo el primer actor negro en conseguir tal reconocimiento y, en 1963, fue galardonado con el mismo premio por la película Los lirios del valle.

El año 1967 fue la cima de la carrera de Poitier, que estrenó en un solo año, Adivina quién viene esta noche; En el calor de la noche; y Rebelión en las aulas. La primera fue la película que marcará por siempre su imagen. En Adivina quién viene esta noche -dirigida por Stanley Kramer-, Poitier era un médico, viudo, impecable y, obviamente negro. Su prometida, blanca, lo llevaba a conocer a sus padres, Spencer Tracy y Katherine Hepburn… que ignoran hasta el último momento la raza de su nuevo yerno. El impacto de una trama así fue inmediato.

Entre los otros reconocimientos que ha recibido a lo largo de su carrera: destaca un BAFTA al mejor actor secundario en la película Fugitivos, en concreto, tuvo seis nominaciones, y un Globo de Oro por Los lirios del valle, que también obtuvo seis nominaciones.

Otras de las ficciones que tuvo gran éxito fue Un Hombre para Ivy, en 1968, que ganó una Concha de Plata del Festival de cine de San Sebastián. En la mayoría de las ocasiones, los papeles de Sidney tenían un tinte reivindicativo y relacionados con la lucha racial de los años 70.

Desde 1997, era embajador vitalicio de Bahamas en Japón y, en 2002, recibió el Oscar honorífico. Bahamas ha sido un país que ha significado mucho para el actor y donde, finalmente, ha fallecido.