23 años hace que Diana Spencer, la querida princesa de Gales, perdió la vida en uno de los puentes más famosos de París, Puente del Alma. Un accidente de tráfico hizo que nos despidiéramos para siempre de Lady Di, quien pasó de ser una de las personas más queridas de Reino Unido a convertirse en un mito de la cultura británica. En su caso, la muerte dio vida a la leyenda; y hoy, para homenajear a esta pionera, activista, icono de estilo y una de las figuras más influyentes del siglo XX, recordamos algunas de las curiosidades que hacen de ella lo que es: la única princesa del pueblo, cuya atención mediática sobrevivió al fatídico 31 de agosto de 1997.

7 curiosidades para conocer mejor a Lady Di

SU TÍTULO

Diana Spencer nació en el seno de una familia aristócrata. En 1975 se convirtió en Lady Diana después de que su padre heredara el título de Conde Spencer. Una de sus máximas aspiraciones fue conseguir mantener su apodo de Lady Di incluso después de convertirse en princesa, al casarse con el príncipe Carlos, en 1981. Su empeño lo justificaba como un homenaje a su familia, a la auténtica.

7 curiosidades para conocer mejor a Lady Di

SU ANILLO DE PEDIDA

Una pieza de zafiros y diamantes de 18 quilates, con oro blanco y de Garrard, la joyería de confianza de la familia real por aquella época. Su elección estuvo rodeada de polémica por tres motivos. El primero de ellos es que fue elegido por la misma Diana Spencer cuando el príncipe Carlos puso delante de ella un amplio catálogo de anillos de Garrard para que eligiera el que más le gustara; el segundo motivo es que al no tratarse de una pieza hecha a medida para la princesa de Gales, se corría el riesgo de que Diana no lo luciera en exclusiva. Y el tercer motivo tiene que ver con la intención: la sortija fue bautizada como ‘el animo plebeyo’, por ser tan asequible y por no haber sido entregado como fruto del amor entre dos personas comprometidas. A pesar de ello, fue la única pertenencia que quiso mantener Diana tras su divorcio del príncipe Carlos. Tras la muerte de ella, lo heredó su hijo Harry, quien se lo cedió a su hermano William para su compromiso con Kate: “Lo debe de llevar ella, este anillo se merece llegar al trono y ser lucido por una reina”, le dijo a su hermano William al entregárselo.

7 curiosidades para conocer mejor a Lady Di

SU TRABAJO

Diana Spencer ha pasado a la historia de un país y de un mundo por muchas cosas, pero también por su predisposición y entrega en cada una de sus actividades, la mayoría de ellas solidarias, sobre todo, durante y después de su matrimonio con Carlos de Inglaterra. Fue la primera novia real en tener un trabajo remunerado antes de llegar al altar, en 1981. Su nuera Kate, la duquesa de Cambridge, ha sido la primera novia real en tener una carrera universitaria. Son muchas las similitudes que ambas comparten.

7 curiosidades para conocer mejor a Lady Di

SU VESTIDO NUPCIAL

La boda entre Diana y Carlos fue seguida en 74 países y por más de 750 millones de personas, de manera que su vestido de novia no pasó desapercibido. Es más, lejos de esto, causó sensación. De tafetán y en color marfil, fue diseñado por la pareja formada por Elizabeth y David Emanuel. La pieza contaba con más de 10.000 perlas incrustadas y tenía una cola de más de siete metros de largo, siendo así una de las más largas lucidas en un enlace real.

7 curiosidades para conocer mejor a Lady Di

SUS VOTOS

Ella sí se casó enamorada de él, pero no por eso iba a estar dispuesta a cumplir las tradiciones sin rechistar. Si por algo es conocida la corona británica es por ser una de las más antiguas, tradicionales y convencionales de las casas reales. Por eso, Diana omitió parte de sus votos al dar el ‘sí, quiero’ al príncipe heredero. Rompió barreras y puso en marcha una nueva tradición que han sabido continuar sus dos nueras, Kate y Meghan. Omitió el voto del Libro de Oración Común, en el que tenía que jurar obediencia a su marido. A cambio, le prometió amarlo, confortarlo, honrarlo y acompañarlo en la salud y en la enfermedad, pero no hizo referencia a la obediencia.

7 curiosidades para conocer mejor a Lady Di

SU VESTIDO NEGRO

Un vestido negro nunca fue tan importante para toda una familia como lo fue el que Diana Spencer lució en junio de 1994, en su llegada a la tradicional gala londinense Serpentine Gallery. Diana y Carlos ya estaban oficialmente separados, aunque el divorcio no llegaría hasta dos años más tarde, pero este conocimiento les permitía no tener que fingir en público que seguían siendo una familia. Carlos nunca rompió el contacto con quien sí fue el gran amor de su vida y motivo primero de la salida de Diana de la Casa Real británica, Camilla Parker-Bowles. Tanto el círculo cercano del ya ex-matrimonio como la prensa inglesa eran conocedores del nuevo noviazgo de Carlos y Camilla. Por eso, Diana quiso responder a este secreto a voces de una manera muy peculiar, casi echando un pulso a la que había sido su familia: luciendo en público un espectacular vestido negro ceñido, de palabra de honor y por encima de la rodilla, en el que era un acto oficial de su familia política a la que todavía representaba. El vestido lo firmó Christina Stambolian y es conocido como ‘el vestido de la venganza’, ya que la Corona (británica) prohíbe vestir de riguroso negro salvo en situaciones de luto. Ella rompió la norma y su descaro fue más que una venganza un canto a su ansiada libertad personal. Ese día murió la Diana real y nació la estrella.

7 curiosidades para conocer mejor a Lady Di

SU PATRIMONIO

Cuando ella y Carlos decidieron poner fin a su matrimonio, primero separación y posteriormente el divorcio, Diana se procuró una vida relajada y espléndida para ella y los suyos. Al morir, dejó una fortuna de unos 20 millones de euros, aproximadamente y que se tenga conocimiento de ello. Una cifra que Geoffrey Bignell, responsable de asuntos financieros del príncipe Carlos y encargado de llevar a cabo los términos económicos del divorcio, aseguró en una entrevista que el heredero tuvo que vender toda su cartera de inversiones para hacer frente a las cantidades de dinero que supuso esa ruptura, llegando a asegurar que la cuenta personal de Carlos se quedó a cero y llegando a pedir dinero a la reina de Inglaterra para poder hacer frente al pago. Hay que recordar que Carlos no puede vender sus propiedades, sólo explotarlas, y eso supuso que sus ahorros no dieran para tanto.