La última vez que tuve la oportunidad de hablar con José María Cámara, también un triste obituario fue el motivo. Se había marchado nuestro amigo común Alfredo Fraile, y quería compartir conmigo unas reflexiones, que siempre le agradeceré por su carácter balsámico. Por supuesto, a pesar de la pandemia, nos emplazamos a vernos en breve para intentar poner en marcha algún ciclo musical en sus teatros, su última gran pasión y por la que tanto estaba sufriendo al verlos vacíos. No pudo ser, ni el ciclo ni esa última colaboración.

Forjado en la escuela de la industria musical moderna que supuso la figura de Tomás Muñoz y la CBS de la Torre de Madrid; su figura representa posiblemente la del ejecutivo más poderoso y reconocido de las últimas décadas, siempre con el permiso de los señores Muñoz, Manolo Díaz, Saúl Tagarro, Jesús López o Iñigo Zabala. Estuvo detrás de éxitos como Mecano, Radio Futura o Joaquín Sabina, pero donde realmente dejó huella es en la formación profesional de muchos de los grandes protagonistas de la industria de las últimas cuatro décadas, directivos, promotores, ejecutivos.

En noviembre del 2019, estrené mi podcast Simpatía por la industria musical, en el que reivindico a figuras imprescindibles del negocio de la música, con una entrevista con él. Tenía bien claro que tenía que ser el primer invitado. Casi 100 entregas después, puedo asegurar que ha sido la persona más referenciada a lo largo de las distintas entregas, siempre con palabras de respeto y casi siempre de admiración. 

De carácter férreo, le gustaba dar una última vuelta a las cosas. Esto siempre podía sucedía en las famosas reuniones de las tardes de los viernes, en la Avenida de los Madroños, a los que una plantilla extenuada por una semana entera de trabajo tenía la obligación de asistir y  —por supuesto—  de aportar ideas. Eran los años de su presidencia en BMG Ariola.

De allí, sufrió un inexplicable destierro, siendo trasladado a las oficinas de Nueva York, dónde se le encomendó la labor de planificar un relanzamiento del catálogo de Elvis Presley que empezaba a oler a alcanfor. No solo lo relanzó, sino que hizo que vendiese más de lo que habían vendido en los últimos 60 años las canciones del inolvidable genio de Tupelo.

De vuelta a España, asumió la presidencia de Sony hasta su fusión con BMG Ariola, donde siguió marcando la diferencia, a base de trabajo, esfuerzo, capacidad de dirección y de adaptación a los nuevos derroteros marcados por la revolución digital. Gran activista de la lucha antipiratería, dio la cara siempre por su gremio.

Sus últimos años, y hasta sus últimos momentos, los ha dedicado a la producción teatral, firmando algunos de los proyectos más exitosos de los últimos años en las carteleras madrileñas. Además, siempre estaba dispuesto y disponible, para aportar su experiencia en masterclass, encuentros profesionales… Coincidí con él en alguno de ellos siempre era un auténtico lujazo escucharle.

Una gran pérdida para todos los que nos dedicamos, en cuerpo y alma, a trabajar para generar la atracción, el aplauso y el reconocimiento hacia las propuestas artísticas a las que representamos, siempre desde un planteamiento de pasión y de amor hacia este oficio, más allá de los algoritmos.

Se nos marcha su presencia, pero siempre quedará imborrable su figura y su legado, oro puro para entender todo lo que ha pasado en España, a nivel de industria musical, en los últimos 50 años. Descansa en paz, MAESTRO.

*Carlos Galán, CEO y fundador de Subterfuge

En mi recuerdo

En el año 2008, Luis Merino, director de cadenas musicales del grupo Prisa Radio, me llamó para que le acompañara a una reunión con José María Cámara, presidente de la productora Drive Entertainment, que nos iba a presentar el proyecto del que luego se convirtió en uno de las mejores experiencias profesionales que he vivido, 40 el musical

En ese momento, con 40 el musical, me permitió trabajar y conocer a José María Cámara, y me atrevo a decir que fuimos amigos hasta los últimos momentos.

Su recuerdo en la industria musical en España siempre fue de respeto y algo de miedo hacia el  directivo que  reunía a sus equipos en comité los viernes por la tarde, está época no la viví, pero todo el mundo que ha trabajado con él, lo recuerda entre el respeto y el miedo.

Cuando yo supe de él, de su existencia y de su poder e influencia fue a finales de los 90, cuando junto con mi amigo Andrés Rodríguez, hoy mi presidente en Spain Media, editamos la revista Rolling Stone en España, pero tardé una década en conocerle, que pena no haberle conocido antes. Pero he tenido la suerte de que en los últimos 13 años hemos trabajado, hemos comido, bebido y alguna vez discutido (esto pocas veces), y puedo decir que son años que he aprovechado y ha sido un orgullo sentirme amigo de José Maria.

Yo no soy nadie en la industria musical en España, pero he hecho mis pinitos, coproducir con José María, 40 el musical, y colaborar en otros musicales con él, han sido de las cosas más maravillosas  laboralmente hablando.

Durante más de tres años, con 40 musical en cartelera en la Gran Vía, nos veíamos todos los días en el teatro o girando con la compañía. Algunos cointreau compartimos juntos.

Era una maravilla escucharle, su experiencia en la industria, las historias vividas, su cultura, su vitalidad,  su exigencia en el trabajo…, y siempre su cariño

He de resaltar que le tengo eterno agradecimiento, fue de las primeras personas  que me llamó para decirme, «colabora conmigo», cuando me fui del Grupo Prisa.

Hace unos meses, me llamó, se despidió sin saber cuanto le quedaba de vida, pero sabiendo que no sería mucho. Fue la última vez que hablé con él, desde ese momento, su hijo Marcos y su eterna amiga Nieves García me fueron contando de su cada vez más delicado estado de salud.

Revisando los últimos WhatsApp con él, me escribió, «¿Nos vemos? Siempre es un placer, cultivémoslo».

Hoy me ha dado la triste noticia mi querido amigo Miguel Ríos, muy temprano, y a partir de ese momento la noticia ha ido circulando, hasta que ya está en todos los medios, incluso  en la revista FORBES, aunque él se hubiera merecido aparecer en FORBES en vida, por todo su valor profesional.

Siempre en mi recuerdo,

DEP, José María 

*Ignacio Quintana, director general de SpainMedia