Vivendi se ha convertido en el segundo accionista de Prisa con una participación del 9,9%. El grupo francés ha anunciado la adquisición del 2,3% del capital de la empresa española, solo tres días después de haber comprado el 7,6% del capital en manos del banco británico HSBC.

Con este 9,9% de Prisa –por detrás solo de Amber Capital, con un 29,84%–, Vivendi se sitúa, además, en el límite a partir del que necesitará autorización expresa del Consejo de Ministros para comprar más acciones.

El grupo editorial de Bolloré se convierte en uno de los más influyentes, por encima del Santander, de los inversores mexicanos (Carlos González, Roberto Alcántara y Carlos Slim) y de la familia Polanco.

El objetivo de esta adquisición es reforzar su posición en el segmento de la comunicación en España y Latinoamérica, donde está presente Prisa.

Experiencia en el negocio audiovisual

Vivendi es propietario de Canal+, un actor destacado entre los canales de televisión premium y temáticos, y dueño del 33% de Banijay, el productor y distribuidor de contenido internacional que tiene presencia en más de 20 países.

Por otro lado, Havas, la agencia de comunicación y publicidad que opera en más de 100 países, entre ellos España, también forma parte del grupo francés del que Vicent Bolloré es el principal accionista.

El directivo comenzó su trayectoria profesional en Banque de l’Union Européenne y, seis años después, se unió al equipo de la Compagnie Financière Edmond de Rothschild.

En 1981, fue nombrado presidente y directoral general del Grupo Bolloré. Bajo su dirección, la compañía se convirtió en una de las 500 mayores empresas del mundo.

Entre 2014 y 2018, fue presidente del Consejo de Supervisión de Vivendi.

En la actualidad, Bolloré ostenta, entre otros, los cargos de presidente y director general de Finacière de l’Odet, es miembro del Consejo de Supervisión de Canal+ y principal accionista de Vivendi.