Pepsico ha incrementado un 9% su beneficio neto atribuido entre junio y principios de septiembre (cierre de su tercer trimestre fiscal), en comparación al mismo periodo del año anterior, alcanzando 2.291 millones de dólares (1.951 millones de euros), según las cuentas publicadas por la multinacional.

La facturación neta de la compañía asciende a 18.901 millones de dólares (16.100,6 millones de euros), un 5,2% más que en el mismo trimestre del año precedente.

Cabe destacar la mejora de la facturación procedente de Europa que se traduce en un aumento del 3,1%, hasta 3.323 millones de dólares (2.830,7 millones de euros).

El coste de los productos vendidos fue de 8.156 millones de dólares (6.948,5 millones de euros), un 6% más, mientras que los gastos de venta, generales y administrativos, se elevaron un 4,3%, hasta 6.924 millones de dólares (5.899 millones de euros).

El beneficio neto atribuido descendió un 4,9%, hasta 5.275 millones de dólares (4.494,2 millones de euros), mientras que la facturación alcanzó los 47.917 millones de dólares (40.824,5 millones de euros), un 3% más, en el conjunto de los primeros nueve meses fiscales de la compañía de la que es presidente y CEO Ramón Laguarta.

El directivo, que cuenta con una carrera de 23 años en PepsiCo, se convirtió en CEO el 3 de octubre de 2018 y en presidente del Consejo el 1 de febrero de 2019.

Crecimiento acelerado

Laguarta ha apostado por dar un giro a la compañía impulsándola hacia un crecimiento acelerado, a la vez que ha incorporado una nueva misión corporativa –crear más sonrisas disfrutando de nuestros productos– adoptando una nueva visión que capture el espíritu competitivo de PepsiCo.

La compañía está adoptando nuevos comportamientos, como centrarse en el cliente y apoyar al talento y la diversidad, de liderazgo que se centran en impulsar el más alto rendimiento haciendo de ello una ventaja competitiva.

Antes de convertirse en CEO, Laguarta fue presidente de PepsiCo. En esta función, fue responsable de perfilar la estrategia corporativa en colaboración con las unidades de negocio, impulsando su productividad e invirtiendo en nuevas áreas de innovación más disruptivas.

Asimismo, supervisó los equipos de Categoría a nivel mundial, sus operaciones globales así como su estrategia corporativa de asuntos gubernamentales y políticas públicas, además de la Fundación PepsiCo.

Entre 2015 y 2017, ejerció como director ejecutivo de Europa y África subsahariana (ESSA), donde gestionó las áreas de Bebidas, Alimentación y Snacks, transformando el portafolio de bebidas en ESSA, desarrolló el negocio de los zumos y la misión de la compañía en materia de sostenibilidad.

Antes de desempeñar el rol de CEO de ESSA, ocupó varios puestos de responsabilidad en Europa, liderando la adquisición e integración del negocio lácteo en Rusia.

Antes de unirse al equipo de PepsiCo en 1996, trabajó para Chupa Chups, donde ocupó varias posiciones internacionales en mercados como Asia, Europa, Oriente Medio y Estados Unidos.

El directivo, que cuenta con un MBA por ESADE Business School y un Master en International Management (M&M) por la Thunderbird School of Global Management, es miembro de Visa Inc.