Las 22 plantas de cooperativas de la Corporación Mondragón en China, paralizadas desde finales de enero como consecuencia de la epidemia del coronavirus, prácticamente ya trabajan al 100% y tienen activados los protocolos de seguridad exigidos por las autoridades locales.

Tras la práctica paralización de su actividad durante unos días como consecuencia de las medidas de prevención establecidas por el Gobierno, las fábricas abrían nuevamente sus puertas a mediados de febrero y con un nivel de actividad situado, de media, entre el 50 y el 60%.

El grupo cooperativo con más de 50 años de historia, está presente en el país asiático desde hace más de 20 años, da empleo a 2.000 trabajadores y factura 330 millones de euros. Entre las empresas con presencia en el país se encuentran Fagor Arrasate, Orkly, Maier, Cikautxo, Batz, Fagor Ederlan Copreci, Loramendi o Kide, entre otras.

En la actualidad, la compañía está dirigida por Iñigo Ucín, presidente de la Corporación Mondragón desde agosto de 2016.

El directivo ejerció durante 9 años como director Financiero y de Recursos Humanos en una empresa de Máquina-Herramienta (1984-1993) y luego como gerente, hasta que la compañía fue absorbida por Danobat S. Coop. en 1992, lo que le llevó a convertirse en director de Unidad de Negocio del producto de la empresa absorbida. En 1993, compartía estas funciones con las de Controller del Grupo Danobat.

En 1998 pasó a ser gerente en Danobat y en 2012 asumió la dirección del Grupo y la vicepresidencia de Mondragón en la División de Máquina Herramienta.

Eroski, supermercado líder contra el plástico