Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés. (Foto: El Corte Inglés)
Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés. (Foto: El Corte Inglés)

El Corte Inglés ha creado una Comisión Ejecutiva Delegada que será el máximo órgano ejecutivo de la empresa y estará presidida por Marta Álvarez, presidenta del Consejo de Administración de la compañía.

Este nuevo órgano de gobierno estará además integrado por el consejero secretario general y secretario del Consejo de Administración, José Ramón de Hoces Íñiguez, y por Javier Rodríguez-Arias Ambrosini, que ha sido nombrado nuevo consejero de El Corte Inglés por coptación; así como por dos nuevos directores generales: José María Folache González-Parrado, que se reincorpora al equipo directivo de El Corte Inglés, y Santiago Bau Arrechea.

La nueva estructura tiene como objetivo reforzar la gestión de la empresa e impulsar el Plan Estratégico del Consejo en el marco de las mejores prácticas de Gobierno Corporativo.

La Comisión Ejecutiva Delegada se suma a las tres comisiones del Consejo ya existentes: la Comisión de Auditoría y Control, la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, y la Comisión de Sostenibilidad.

Álvarez, la mayor accionista junto a su hermana

Marta Álvarez es presidenta de El Corte Inglés desde julio de 2019 y patrona de la Fundación Ramón Areces desde 2015. Junto a su hermana Cristina Álvarez y a través de Cartera de Valores IASA, es la mayor accionista individual de El Corte Inglés.

Esta Licenciada en Derecho lleva toda la vida vinculada a El Corte Inglés habiendo ocupado distintos puestos de responsabilidad en diferentes empresas y ámbitos del Grupo. Ha formado parte de los equipos profesionales de áreas muy diversas, lo que le ha permitido contar con una visión integral del negocio retail.

Comenzó su carrera profesional en Viajes El Corte Inglés y, tras unos años en los que vivió fuera de España, se incorporó al establecimiento de Castellana donde desempeñó distintas funciones, comenzando como vendedora de moda.

Casada y con dos hijos, es una gran aficionada al arte, al que también ha dedicado una parte de su vida profesional. Trabajó en la prestigiosa casa de subastas Sotheby’s, tanto en Londres como en Madrid.