Delina’s vuelve a crecer de la mano de sus nuevos dueños, el Grupo Lola, que compró la compañía en 2018 a Casual Brands (familia Mora-Figueroa) cuando ésta se encontraba en crisis y registraba pérdidas.

En concreto, la compañía adquirió el negocio de empresas y eventos de Delina’s en 2018, y su objetivo está claro: alcanzar en 2022 los 50 puntos de venta y los 10 millones de facturación, según publica Expansión. Y no va por mal camino.

La sociedad que pertenece al grupo dirigido por Álvaro Fernández de la Rubia, trabaja ya con Telefónica, Enagás, Mahou, Inversis, Cabify o el IE.

Fernández de la Rubia comenzó su trayectoria profesional en Mercer (2004/2007), donde desempeñó funciones como Responsable de Desarrollo de negocio, aunque siempre había tenido un gran espíritu emprendedor.

Durante los últimos años ha puesto en marcha varias empresas y marcas relacionadas con la hostelería. Con 27 años creo La cocina de Lola, la tercera empresa que fundaba, primero fue una consultoría comercial de automóviles a los 19 años y, a los 22, una importadora de productos textiles en Argentina.

Además, ejerce como Tutor de proyectos en el Instituto de Empresa Business School desde 2008 y como profesor en el Madrid School of Marketing desde 2014.

El empresario es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y cuenta con un Máster en Mercados Financieros por el CEU (Madrid) y un MBA por el Instituto de Empresa (Madrid).