El grupo Tinsa ha nombrado a James Cornell nuevo presidente y consejero delegado, en sustitución de Ignacio Martos, que permanecerá como asesor senior del Consejo de Administración. Las actividades del grupo en España continuarán dirigidas por José Antonio Hernández Calvín desde la posición de presidente ejecutivo de Tinsa España.

El directivo se incorpora a Tinsa con el objetivo de contribuir al crecimiento internacional y a la innovación tecnológica del grupo que han permitido a Tinsa duplicar su cifra de negocio en los últimos cinco años. Además de reforzar su posición mundial como empresa de valoración, Tinsa ha adquirido compañías punteras en tecnología de procesamiento y análisis de grandes bases de datos.

Cornell atesora una extensa trayectoria de más de 25 años en negocios altamente regulados en el ámbito de los servicios financieros, la tecnología y los datos.

Además, tiene un marcado perfil emprendedor: en 2003 fundó Lowell, una startup centrada en la gestión del crédito, que, bajo su dirección, creció hasta convertirse en uno de los mayores actores paneuropeos de su sector. Cuando Cornell dejó el puesto de CEO, la compañía empleaba a más de 5.000 trabajadores en Reino Unido, los países nórdicos y área DACH (Alemania, Austria y Suiza), con un EBITDA superior a 500 millones de euros. Desde 2019, James Cornell ha trabajado como Operating Partner en el sector del capital riesgo.

“Ignacio Martos y el equipo de Tinsa han hecho un trabajo fantástico construyendo un grupo muy exitoso, con una fuerte posición en cada uno de los mercados en los que está presente. Estoy realmente ilusionado por la oportunidad de expandir la impresionante trayectoria realizada por Tinsa hasta la fecha”, afirmó James Cornell.

183 millones facturados en 2021

En el ejercicio fiscal 2021, el grupo Tinsa facturó 183 millones de euros, un 13,7% más que el año anterior. Más de la mitad del negocio (el 52%) procede de mercados internacionales.

Tinsa continuará con su estrategia de crecimiento a través de adquisiciones y crecimiento orgánico. En el último año, el grupo ha adquirido tres compañías y continúa analizando nuevas oportunidades de compra que encajen en su modelo de incorporación de conocimiento local y creación de sinergias tecnológicas y de negocio, tanto en el ámbito de la valoración como en el de tratamiento de datos.

El grupo opera en 16 países y su plantilla supera los 1.300 empleados, a los que se suma una red de más de 2.000 técnicos externos en Europa, Latinoamérica y África.