Orange Bank ha nombrado a Borja Sola como nuevo consejero delegado para España, en sustitución de Narciso Perales, que ha decidido comenzar una nueva etapa en su trayectoria profesional.

Sola, que ha participado en la creación del banco desde su inicio, se incorporó a la entidad en 2019 para impulsar su lanzamiento en España. El directivo se ha responsabilizado de diferentes áreas –Finanzas, Riesgos, Compliance y Legal, entre otras– y es, además, adjunto de Veronique McCarroll (Finance & Controls) y responsable de International Growth del propio grupo Orange Bank.

Bajo su gestión, Orange Bank comienza una nueva etapa de crecimiento, que incluirá el lanzamiento de nuevos productos y servicios, para avanzar en el negocio financiero en España.

En una etapa anterior, Sola participó en la constitución de Evo Banco como secretario del consejo de administración y responsable de las áreas de control, según publica Cinco Días.

Asimismo, el directivo, con más de veinte años de experiencia en el sector financiero, ha formado parte de BBVA, Lloyds TSB Bank y del equipo de Regulación Financiera de KPMG (2011 y 2014)

Más de 155.000 clientes

Orange Bank, que nació como el primer banco de una operadora de telecomunicaciones en España, ha ido creciendo y aumentando sus cifras de negocio en sus poco más de dos años de vida.  

El banco de Orange ha cerrado el primer trimestre del año con más de tres millones de terminales financiados, con un valor de 825 millones de euros, a un plazo de 24-30 meses.

A finales de marzo, la entidad financiera ha superado los 155.000 clientes y los 235 millones de euros en depósitos.   

Para lo que queda de este 2022, Orange Bank continuará centrándose en incrementar la cartera de servicios de financiación de consumo junto al desarrollo de una futura oferta premium, simplificando siempre la relación de nuestros clientes con su dinero.