Hay personas de mundo y luego está Stephanie Zweifel. Hija de padre suizo-alemán y madre argentina (“una bomba explosiva”, bromea. “Pero me han enseñado a sacar lo mejor de ambos orígenes”), a lo largo de su aún corta existencia ha vivido en Suiza, Argentina, Estados Unidos –en cinco estados: Texas, Georgia, Arizona, Massachussets y Florida–, Costa Rica y España. Se ha mudado doce veces de casa. Considera su peregrinaje enriquecedor: “Vaya donde vaya, siempre intento aprender de los demás y de las circunstancias, sacando el máximo partido de las experiencias”. Tras ejercer de directora de Operaciones y Logística en DHL en Atlanta, de RR HH en el Grupo VIPS y del área de Empresas en la Fundación Máshumano, en enero de 2020 recaló en la firma de servicios profesionales Aon en calidad de máxima responsible de Crecimiento de Marketing para el sur de Europa y África.

PREGUNTA. Te incorporaste a Aon justo antes de la pandemia. ¿Qué dificultades supuso afrontar esta etapa recién llegada y qué sacaste de positivo de ellas?

RESPUESTA. Debo decir que fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.  Decidí incorporarme y formar parte de esta gran empresa, no solo por su altísimo nivel profesional sino también por su gran calidad humana. Digo esto porque a pesar de ser nueva al equipo y a pesar de la pandemia que hemos pasado, me he sentido siempre integrada e involucrada en todo momento. No puedo decir que la pandemia ha dificultado la situación, sino todo lo contrario, nos ha unido. Ha unido a los equipos, a la gente que lleva más años, como a la gente recién incorporada, ya que todos teníamos un objetivo común: ayudarnos.

P. Se dice que la industria de los servicios profesionales está viviendo una etapa de gran crecimiento. ¿A qué lo atribuyes?

R. Aon es una empresa de servicios profesionales que se dedica a la gestión de riesgos y personas para ayudar a las empresas a tomar las mejores decisiones. En entornos tan volátiles e inciertos como los que estamos viviendo, estar bien informado y asesorado es clave para marcar y definir un crecimiento sostenible. Precisamente cuanta mayor es la volatilidad y la incertidumbre, mayor es la necesidad de consultores externos y allí estamos nosotros desde Aon para dar apoyo.

P. Trabajáis con una amplia gama de sectores (del sanitario a la alimentación pasando por la construcción y el transporte) y brindáis una enorme gama de soluciones (de los seguros a los recursos humanos pasando por la inversión y el riesgo medioambiental)…

R. Así es. El objetivo es analizar y actualizar a las organizaciones en relación a las tendencias que están teniendo lugar y los retos a afrontar en la gestión integral del riesgo y su transferencia al mercado asegurador. 

P. ¿Cuáles son los servicios más demandados?

R. Son los que se enfocan en fusiones y adquisiciones, ciberseguridad, crédito, ESG, consultoría de recursos humanos y salud. 

P. En medio de esa cartera de soluciones en las que priman el conocimiento y la innovación tecnológica, ¿dónde quedan el trato humano, la cercanía, la empatía…?

R. La clave en todos los servicios que ofrecemos son las personas. Estamos en un negocio de personas, donde prima la relación humana y la confianza. Trabajamos en un modelo relacional que luego nos lleva indudablemente al transaccional pero no al revés. Priman nuestros clientes; entender bien que necesitan, sus dificultades, sus retos. Comprender su situación real y desde ese punto, desplegar todas las soluciones que ofrecemos encontrándose Aon presente en todas las mesas de decisión.

P. Antes de Aon ocupaste puestos muy diferentes en otras empresas de variados sectores. Los expertos en empleo aseguran que la capacidad de adaptación es una fortaleza imprescindible hoy en día, y parece que en tu caso derrochas esa fortaleza. ¿Cómo has desarrollado dicha capacidad?

R. La fortaleza y la capacidad de adaptación son virtudes a desarrollar en un mundo tan versátil, cambiante, veloz y complejo. La fragilidad debe quedar aparte. Imperan la versatilidad y la capacidad de adaptación según las adversidades del entorno. En mi carrera profesional, así lo fue. El camino es largo y arduo, pero a su vez lleno de oportunidades.  Junto a la fortaleza, la adaptabilidad y un espíritu de sacrificio constante, se abren retos y oportunidades. Las oportunidades aparecen y desaparecen. La habilidad se encuentra en estar en el lugar correcto, en el momento adecuado y atreverse. No hay que dejar pasar el tren.

P. Tienes un bagaje muy internacional; nadie como tú para corroborar o desmentir ciertos tópicos de los españoles…

R. No me gustan los estereotipos, ni los prejuicios, ni las etiquetas. La vida me ha brindado la oportunidad de trabajar con todo tipo de personas, de diferentes culturas, idiomas, perfiles. He aprendido a sacar siempre lo bueno, vaya a donde vaya, aprovechando cada circunstancia. Los españoles son grandísimos profesionales, con una gran adaptabilidad al cambio, una gran capacidad de afrontar la adversidad con optimismo, y una gran creatividad para desarrollar soluciones a retos continuos. 

P. Has vivido en cinco países; solo en Estados Unidos, has residido en cinco estados. ¿Cómo te has adaptado a ese estilo de vida nómada?

R. Todos esos cambios me han curtido. No ha resultado fácil, ya que han sido una constante en mi vida. Una vez me adaptaba al lugar, había que cambiar otra vez. Ahora miro atrás y agradezco la experiencia: ha dejado huella en mi carácter y personalidad, me ha ayudado a abrir la mente y entender y respetar a todas las personas.

P. ¿Cómo llevas la conciliación de trabajo y familia?

R. Para mí es una prioridad. En cada proyecto al que me enfrento o en cada oportunidad laboral que se me presenta, siempre pongo el tema de la conciliación y la flexibilidad sobre la mesa. La persona es un todo. Es un ser integral donde las fronteras de la vida laboral y personal se desdibujan. Es muy difícil lograr el éxito profesional de manera sostenible sin un equilibrio personal y viceversa. Sin bien es cierto que el equilibrio no es estático sino dinámico. El equilibrio perfecto no existe. Cada decisión implica una renuncia por eso considero que es muy importante tener claro tu propósito, cual es tu camino y entender muy bien por qué y para qué haces las cosas. Debo dar gracias a Aon por la flexibilidad que me otorga, puesto que, dentro de un marco de trabajo flexible, permite a cada persona desarrollarse tanto a nivel personal como profesional. Desde mi punto de vista, la clave para atraer y fidelizar el talento.

P. ¿Qué te inspira a la hora de enfocar tu trabajo?

R. A la hora de inspirarme me encanta un libro escrito por Carol Dweck llamado Growth Mindset. Describe una mentalidad basada en el crecimiento, una mentalidad donde el resultado como tal no es el fin último, sino el razonamiento que uno utiliza para llegar al resultado. Está basado en aprender a aprender de manera constante. A aprender del error.  A tomar los desafíos y las dificultades como parte de la vida y los fracasos como parte del aprendizaje continuo. Se basa en atreverse a poner en marcha caminos nuevos, no solo los que ya funcionan o los que conocemos, sino los que quedan por explorar. El resultado a la larga es exponencial, ya que se basa en construir el éxito sobre el éxito ajeno.