En este tipo de viajes puedes ir solo o acompañado por compañeros de trabajo. Tendrás que conocer a personas nuevas y saber comportante en cada lugar en el que estés. Para ello, te traigo hoy una guía para no cometer ningún error durante este viaje. Y que puedas aprovecharlo al máximo para tu propio beneficio laboral, ya que la experiencia puede reportarte mucho más de lo que crees a nivel profesional.

1. Haz una lista con todas las cosas que necesitas llevar, repásala una vez tengas hecha la maleta para que no se te olvide nada.

2. Piensa en lo que te vas a poner cada día y lleva la ropa justa. No cargues una maleta enorme porque seguramente te estés moviendo de un lado a otro y será incómodo.

3. Siempre lleva en el equipaje de mano los documentos necesarios. No los metas nunca en la maleta que vas a facturar, por si hay problemas con la llegada al destino.

4. Investiga sobre las costumbres de cada país. Los horarios, el modo de saludar, las costumbres… Así no cometerás ningún error de educación con sus ciudadanos.

5. Estate puntual en cada lugar que hayas quedado. No puedes perder ningún transporte, ni llegar tarde a ninguna reunión. Recuerda que tú eres el invitado allí.

6. Piensa que en un viaje de negocios estás trabajando las 24 horas al día. Intenta estar disponible al máximo. Es un esfuerzo que seguro tendrá recompensa.

7. Intenta no comer comidas típicas del lugar que puedan causarte molestias en el estómago. Lo cambios de agua o alimentos te pueden jugar una mala pasada en la salud.

8. En algunos países es muy típico que te inviten a tomar una copa después de una reunión. O que al final del viaje de negocios vayáis a cenar los compañeros. Evita el consumo de alcohol en cualquier caso. Recuerda que estás trabajando.