Su currículum no tiene parangón, con siete títulos de la Super Bowl y récords de pases a lo largo de la historia, desde pases completos hasta yardas y touchdowns. A medida que Tom Brady se adentra en su vigesimotercera temporada profesional, el quarterback de los Tampa Bay Buccaneers, de 45 años, añade un nuevo galardón: por primera vez desde que FORBES comenzó a publicar la clasificación de los jugadores mejor pagados de la NFL en 2010, encabeza la lista.

Habiendo hecho descuentos en sus contratos con los New England Patriots durante gran parte de su carrera, Brady nunca ha estado más arriba del número dos en el ranking anual de ganancias de la NFL que elabora FORBES. Y quedó en segundo lugar por primera vez apenas el año pasado cuando, en su segunda temporada con Tampa Bay y con un nuevo compromiso con su cartera de patrocinios, quedó por detrás de Dak Prescott, de los Dallas Cowboys, cuyos 87 millones de dólares en 2021 superaron los 72,5 millones de Brady.

Esta vez, Brady ha engordado su total hasta los 75 millones de dólares antes de impuestos y honorarios de los agentes, suficiente para liderar un top ten que está listo para acarrear un récord de 489 millones de dólares en conjunto, un 17% más que los 418 millones de dólares de 2021 y un 15% superior al máximo anterior de 425 millones de dólares de 2018.

Matthew Stafford, de los Rams de Los Ángeles, se coloca en segundo lugar con unos ingresos totales de 65,5 millones de dólares, seguido por Aaron Rodgers, de los Green Bay Packers (53 millones de dólares), Patrick Mahomes, de los Kansas City Chiefs (51,5 millones de dólares) y Josh Allen, de los Buffalo Bills (51 millones de dólares). Los diez jugadores que más ganan son quarterbacks, posición que ha arrasado por primera vez en la lista.

Brady se sitúa en cabeza gracias a los 45 millones de dólares que se calcula que cobra fuera del campo, más del doble de los 22 millones del siguiente mejor lanzador de la NFL, Mahomes. Brady tiene lucrativos acuerdos de patrocinio a largo plazo con la bolsa de criptomonedas FTX, el gigante de los coches de alquiler Hertz y otras cinco marcas, y cada vez hace más uso de su poder empresarial. Ha fundado o cofundado cinco empresas: la marca de suplementos TB12; un equipo de NFT llamado Autograph; la línea de ropa «Brady»; 199 Productions, una empresa de contenidos para el cine y la televisión; y Religion of Sports, otra empresa de medios de comunicación que lanzó con el también gran jugador de fútbol americano Michael Strahan y el documentalista deportivo Gotham Chopra.

El empeño de Brady ha ayudado a impulsar las ganancias totales de los diez primeros fuera del campo hasta los 120 millones de dólares, un 7% más que el récord del año pasado de 111 millones de dólares y un notable 80% superior al máximo anterior de 2016 de 67 millones de dólares.

Sin embargo, los que más ganan en el fútbol siguen ganando más en el campo. Los diez primeros cobrarán 370 millones de dólares por sus contratos de juego esta temporada, una cifra que se sitúa por debajo del récord de 2018 de 373 millones de dólares, ya que el tope salarial de la NFL aumenta a 208,2 millones de dólares. Eso representa un salto de 25,7 millones de dólares desde 2021, cuando el tope cayó por primera vez en una década mientras la pandemia se comía los ingresos de la liga. El margen de gasto adicional ha impulsado una bonanza fuera de temporada, con los 32 equipos de la liga comprometiendo un combinado de 2.900 millones de dólares en agentes libres y 3.900 millones de dólares en extensiones de contratos, según la base de datos de contratos Spotrac, destrozando los máximos anteriores de 2.700 y 2.800 millones de dólares.

En los últimos cinco meses se han visto contratos récord, medidos por valor total: como receptor abierto, Davante Adams de Las Vegas Raiders (141,3 millones de dólares en cinco años); como cornerback, Denzel Ward de los Cleveland Browns (100,5 millones de dólares, cinco años); y como kicker, Younghoe Koo de los Atlanta Falcons (24,3 millones de dólares, cinco años). Y mientras la extensión del contrato de Mahomes por diez años y 450 millones de dólares a partir de 2020 sigue siendo el más grande de la NFL, otros dos quarterbacks, Deshaun Watson (Cleveland Browns) y Kyler Murray (Arizona Cardinals), firmaron nuevos acuerdos masivos este año para entrar en el top 5 de esa lista y asegurar sus lugares en el ranking de los mejor pagados.

Otro quarterback, Lamar Jackson, aún podría abrirse paso entre los diez primeros de 2022 al negociar una extensión de contrato con los Baltimore Ravens antes del inicio el próximo ocho de septiembre de la temporada regular de la NFL. Pero incluso si ese acuerdo no se materializa, es de esperar que se produzcan pronto cambios. La liga deportiva más valiosa del mundo tiene nuevos acuerdos de derechos de medios de comunicación –con un valor medio del 82% más anual– que entrarán en vigor el próximo año, y la inminente venta del paquete Sunday Ticket de la NFL, que actualmente atrae el interés de Amazon, Apple y Google, podría dar a los equipos aún más dinero para jugar.

Los diez jugadores mejor pagados de la NFL 2022

  1. Tom Brady / Equipo: Tampa Bay Buccaneers / 75 millones de dólares
  2. Matthew Stafford / Los Angeles Rams / 65,5 millones
  3. Aaron Rodgers / Green Bay Packers / 53 millones
  4. Patrick Mahomes / Kansas City Chiefs / 51,5 millones
  5. Josh Allen / Buffalo Bills / 51 millones
  6. Deshaun Watson / Cleveland Browns / 46,2 millones
  7. Kirk Cousins / Minnesota Vikings / 42,5 millones
  8. Russell Wilson / Denver Broncos / 38 millones
  9. Kyler Murray / Arizona Cardinals / 33,5 millones
  10. Dak Prescott / Dallas Cowboys / 33 millones

*Lee aquí la lista completa de ‘Los diez jugadores mejor pagados de la NFL 2022’ de Forbes.