La pandemia parece estar cambiando cosas en la industria del cine. El número de películas producidas en 2020 disminuyó significativamente frente al ritmo al que estaba acostumbrada esta industria y otras tantas han tenido que retrasar sus estrenos porque muchas salas del mundo permanecen cerradas debido a las medidas del covid-19 (o han colgado el cartel de cerrado permanentemente por falta de fondos para mantenerse).

Estos cambios también parecen afectar al tipo de cine que se está produciendo. Más películas de animación, más largometrajes que van directamente a las plataformas de streaming y menos cine independiente. Todo por la caída de ingresos que ha habido en este último año. Sin embargo, hay algunas cosas que no parece cambiar: los sueldos de determinadas estrellas siguen siendo estratosféricos. Así lo revela la revista Variety en una lista de 15 pesos pesados de Hollywood en la que solo uno de ellos baja de los 10 millones de dólares (8,48 millones de euros).

Otras cuestiones que saltan a la vista son las desigualdades. De los 17 intérpretes que la componen, la mayor parte son hombres blancos. Solo tres son mujeres y tardan varios puestos en aparecer. La cifra de personas de otras etnias también es baja: tres afroamericanos y dos de etnia mixta (los cinco hombres). La conclusión parece clara: por muchos esfuerzos que se estén llevando a cabo en la industria del cine, aún queda trabajo por hacer.

Entre todos los avances que ha conseguido el poderoso movimiento MeToo aún no está el de acabar con la brecha salarial por género. Lo mismo ocurre con el origen y el color de la piel de los actores y actrices. Aquel #OscarsSoWhite que denunciaba en 2015 la falta de valoración al trabajo de aquellos intérpretes que no fueran blancos también ha conseguido cosas (uno de los ejemplos más claros fue el éxito en taquilla de Black Panther de Marvel), pero sigue siendo insuficiente. Y ya cuando se unen ambas características en una persona (ser mujer y de otra etnia) el resultado es que ni siquiera apareces en la lista.

Para comprobarlo, repasamos cuáles son las estrellas mejor pagadas de la industria:

Puñales por la espalda 2, una película que se estrenó en Netflix, ha sido la que ha puesto al actor británico Daniel Craig en primera posición de la lista al recibir 100 millones de dólares (85 millones de euros aproximadamente) por el filme.

De segundo, aunque con un salario mucho menos, Dwayne Johnson (The Rock). El estadounidense ha ingresado 50 millones de dólares (42 millones de euros). Le siguen Will Smith y Denzel Washington, ambos con 40 millones de dólares (34 millones de euros) por sus interpretaciones en Rey Richard y Pequeños Detalles, respectivamente.

La lista continúa con Leonardo DiCaprio (Don’t look up) y Mark Wahlberg (Spencer Confidential), también empatados con sueldos de 30 millones de dólares (25,43 millones de euros). Después, llegan —por fin— las primeras mujeres. Jennifer Lawrence y Julia Roberts han cobrado por Don’t look up y Leave the world behind salarios de 25 millones de dólares (21,19 millones de euros). Tanto Lawrence como DiCaprio protagonizan la película de Netflix, sin embargo, él ha cobrado 5 millones más (4,24 millones de euros).

Tras Lawrence y Roberts, llega Sandra Bullock, por su película The Lost City of D, con un salario de 20 millones de dólares (16,96 millones de euros). Empatados con ella podemos encontrar a Chris Hemsworth por su papel como el dios del trueno en Thor: Love and Thunder, Ryan Gosling por The Gray Man o Brad Pitt por Bullet Train.

Esta lista de los 17 mejores pagados por película la cierran Michael B. Jordan, Tom Cruise, Keanu Reeves y Chris Pine, todos por encima de los 10 millones de dólares (ocho millones de euros), y Robert Pattinson, el nuevo Batman, con solo tres millones de dólares (dos millones de euros aproximadamente).