Este 22 de abril es un gran día para la Armada Española. El motivo no es otro que el acto de botadura del submarino S-81 Isaac Peral presidido por los los Reyes de España y sus hijas.

Este acontecimiento supone un hito para la industria naval española: el proceso de diseño y construcción del submarino ha sido complicado, pero ha tenido un final feliz. El S-81 es una nave cargada de significado que, por fin, puede salir a navegar. Te contamos algunas curiosidades sobre él.

Solo 10 países diseñan y construyen submarinos

Gracias al S-81 España ha entrado a formar parte del exclusivo club de países capaces de diseñar y construir un sumergible de combate. Entre los miembros del club se encuentran Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Suecia, Rusia, Japón, China y Corea del Sur.

Ha tardado 17 años en construirse

La construcción del submarino no ha estado exenta del polémica, en parte por la cantidad de contratiempos técnicos que aumentaron el presupuesto inicial. En total, han tardado 17 años en construirlo.

Lo amadrina la princesa Leonor

La princesa Leonor estará junto a sus padres y a la infanta Sofía en el acto de inauguración del submarino, en el que la primogénita del rey tiene un papel my especial.

Leonor será la encargada de romper la botella de champán contra la proa de este submarino insignia, que se sitúa como uno de los más avanzados del mundo.

Con esta ceremonia de bautizo, el submarino S-81 quedará renombrado oficialmente como Isaac Peral, en honor del científico y militar español que en 1.888 inventó el primer submarino militar a nivel mundial.

Raíces gaditanas

A pesar de que se ponga a flote en Cartagena (Murcia), el S-81 tiene raíces andaluzas. En concreto, en la Bahía de Cádiz. Esta región ha jugado un papel fundamental en el desarrollo de la clase S-80, recoge el Diario de Cádiz.

Navantia Sistemas ha puesto a punto el Sistema Integrado de Control de la Plataforma, el Sistema Integrado de Comunicaciones y el Núcleo Integrado del Sistema de Combate.

La empresa, cuya sede está en San Fernando, también ha desarrollado el Simulador Táctico (Simtac) para el sistema de combate, el Simulador de Plataforma (Simpla) y ha creado un grupo de Ingeniería de apoyo a la Integración y Pruebas de Combate.

No solo eso. El desarrollo de la clase S-80 implica la construcción de un Buque de Acción Marítima de Intervención Subacuática (BAM-IS).

Un despliegue que ha supuesto para la zona la creación de medio centenar de puestos de trabajo.

Primer submarino con diseño 100% español

A pesar de que la industria naval española ya había construido otros submarinos, todos ellos tenían diseño extranjero, la mayoría francés.

El S-81 es el primero de la nueva serie de submarinos para la Armada construido con un diseño 100% propio.

Puntero en electrónica

Además de los modelos sistemas diseñados por Navantia y Lockheed el núcleo del submarino será SCOMBA, el Sistema de Combate de la Armada que permitirá la integración plena del S-80 con el resto de unidades.

Los sonares son de diversa procedencia. Tal y como publica El Confidencial, el de casco (a proa) y el de flanco (costados) son de Lockheed Martin. A esos equipos los complementa el sonar remolcado (situado en la parte alta del timón vertical de popa) DTAS de tecnología española y fabricado por SAES.

El conjunto de mástiles es otro aspecto importante e incluye mástil de inducción (esnórquel), periscopio de ataque, periscopio optrónico (de origen norteamericano) con funcionalidades automatizadas, radar ARIES-S (de INDRA), antena de GPS y AIS y antenas de comunicaciones y guerra electrónica, describen en El Confidencial.

Entrará en servicio a finales de 2022 o 2023

A los 17 años que ha tardado en construirse habrá que sumarle otros dos más, ya que se espera que se ponga en marcha entre 2022 o 2023. Lo que significa que alargará más la vida del viejo submarino del que se dispone ahora.