Primero fue una colección cápsula unisex de edición limitada pensada para un estilo casual a la par que elegante, y ahora la última novedad de Uterqüe tiene que ver con una experiencia multisensorial que invita a evadirnos y a conectar con nosotros mismos.

La empresa del gigante textil lanza por primera vez en su historia una línea de perfumes cuyo objetivo no es, únicamente, ofrecer fragancias que acompañen un look; el propósito, que va más allá, busca establecer una conexión con el ‘yo’ interior que todos llevamos dentro y que, a veces, por falta de tiempo ignoramos. O no prestamos demasiada atención, dejando pasar por alto la obligada necesidad de dedicar tiempo al cuidado de la mente y el espíritu.

Bajo esta premisa la firma española combina notas florales y botánicas en una gama de perfumes compuesta por cuatro fragancias, en formato clásico de frascos de 50ml, acompañadas de su versión en stick sólido para aplicar directamente en la piel de una manera sencilla y práctica, perfecto como complemento de bolso o de viaje.

Dear Jasmine, Warm Oud, Breath Neroli y Silent Rose son un bouquet femenino y sensual cuyos aromas invitan a conectar mente y cuerpo con notas que van desde el jazmín, nardo e iris hasta el incienso, la madera y los pétalos de rosa.

El fondo de Dear Jasmine envuelve el perfume en una mezcla de almizcle y bálsamo de benjuí; Warm Oud es un elixir cálido y espaciado donde el azafrán se convierte en uno de los ingredientes más auténticos del frasco.

Para Breath Neroli ofrece frescura con lima y kumquat sobre fondo de almizcles transparentes. El ámbar y el pachulí de Silent Rose acompañan al albaricoque seco para un aspecto oriental.