Uno de los miembros que más destaca de la familia real británica es Kate Middleton. La duquesa de Cambridge siempre está en el punto de mira de la prensa y genera un gran interés entre el público general.

Tanto es así que su clon, Gabriella Munro Douglas, puede llegar a ganar hasta 1.000 libras por hacerse pasar por la mujer del príncipe Guillermo.

Munro cuenta al diario The Sun que su carrera como doble de la duquesa comenzó en 2011 de forma accidental. “Vivía en Windsor, donde trabajaba como diseñadora y compradora de muebles, y en los meses previos a la boda de Kate y Guillermo en abril, la gente me paraba para decirme lo mucho que me parecía a ella”, afirma.

Unas comparaciones a las que ella no les dio demasiada importancia. Sin embargo, ante la insistencia de su madre y su abuela –que también veían el parecido– decidió mandar fotos suyas a una agencia de dobles, donde meses después fue contratada.

“Después de eso, las cosas despegaron de verdad. La fiebre de Kate era enorme. Trabajaba de nueve a cinco horas, y hacía trabajos de imitación por las noches y los fines de semana, lo que era agotador, pero me encantaba”, ha declarado.

A partir de ahí empezó a ganar entre 650 y 1.000 libras al día. Sin embargo, no solo era el dinero: “Me llevaron a un montón de reuniones y eventos donde pude conocer a gente encantadora, además de acudir a lugares hermosos” ha  revelado Munro.

De los Juegos Olímpicos a una ‘falsa’ gira real 

Parecerse a Kate Middleton la ha llevado a trabajar en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 o apariciones en The Xtra Factor de la cadena ITV. “Nunca olvidaré que Harry Styles me pidió hacerse una foto conmigo”,  ha relatado.

“Por supuesto, emular a Kate significaba que tenía que mantenerme al día con su guardarropa y accesorios, pero afortunadamente fue bastante fácil. Aprendí a peinarme y maquillarme como ella, y seguí de cerca los artículos de prensa en busca de ideas de versiones de su ropa para la calle”, ha explicado.

“Recuerdo cuando la fotografiaron con un vestido de lunares de Topshop y tuve que salir corriendo del trabajo para comprarme uno antes de que se agotara”. Munro ha aseguro que, cuando Kate estaba embarazada, llegó a comprarse una barriga de silicona para ponérsela en los eventos.

“En julio de 2013, estaba filmando frente al Palacio de Buckingham cuando se supo que Kate estaba de parto. Fue un caos, con los turistas agarrándome para hacerse selfies”, ha contado a The Sun.

En abril de 2014, acudió a una “falsa” gira real con el doble del príncipe Guillermo al mismo tiempo que los duques de Cambridge estaban ahí.

En 2016 Gabriella decidió dejar su trabajo como doble de Kate Middleton y, con el dinero que ganó se compró un piso en Londres y montó tres negocios. Ahora está casada y tiene dos hijas. “Incluso hoy, la gente a veces me para por la calle para decirme que me parezco a Kate“, ha finalizado.