El 5 de agosto de 1962 Marilyn Monroe perdía la vida a los 36 años, un suceso que todavía está rodeado de misterio. 59 años después de su muerte la imagen de la actriz sigue siendo rentable. Desde anuncios a camisetas o pósters, su rostro sigue generando grandes cantidades dinero pero, ¿a quién le corresponden?

Monroe murió sin descendencia y con un patrimonio que alcanzaba los 800.000 dólares –unos 7 millones de hoy– que, debido a sus deudas, se redujo a 370.000 una vez producida la liquidación.

En su testamento, la actriz donó 10.000 dólares a su asistente de toda la vida y a su hermanastra. Además dejó 5.000 dólares en un fondo fiduciario para la educación del hijo de su asistente y 100.000 dólares en otro fondo fiduciario para su madre.

Por otra parte, sus propiedades fueron para el productor Lee Strasberg y su primera mujer, Paula Strasberg, a los que Marilyn había estado muy unida. Así, estipuló que el 75% de sus derechos de propiedad intelectual fuesen para Lee mientras, el 25% restante para su terapeuta, la Dra. Marianne Kris.

Cuando en 1989 Kirs falleció, su participación en el legado de Monroe se cedió al Centro Anna para el Estudio y Tratamiento Psicoanalítico de los Niños de Londres, llevado por Anna Freud hija del famoso neurólogo, Sigmund Freud.

¿Qué pasó con el 75% del matrimonio Strasberg?

En 1966, cuatro años después de la muerte de la intérprete, Paula Strasberg falleció. Un año después, en 1967, Lee Strasberg se casó con Anna Mizrahi, una venezolana de 28 años.

De esta forma, cuando en 1982 murió Stranberg, Anna se convirtió en la heredera del 75% del patrimonio de Marilyn, es decir, de su imagen y de todo el dinero que ella había generado durante su carrera.

Por su parte, Mizrahi supo sacarle partido: firmó acuerdos para que el nombre, la firma y la imagen de Monroe aparecieran en miles de productos y promociones. Con el tiempo, Anna convirtió a Marilyn en una de las celebrities muertas mejor pagadas del mundo, generando decenas de millones en ingresos y beneficios.

Con el tiempo, Anna se asoció a una empresa de gestión de famosos llamada CMG. Un juicio revelaría más tarde que el acuerdo con CMG supuestamente garantizaba a Anna un mínimo de un millón de dólares al año. Sin embargo, resultó que Anna ganó más de 7,5 millones de dólares en ingresos por licencias sólo en los cuatro años comprendidos entre 1996 y 2000, tal y como publica el portal Celebrity Net Worth.

En el año 2000, Anna creó Marilyn Monroe, LLC., empresa que gestiona la propiedad intelectual de Marilyn, incluida la reproducción de fotografías de la actriz y material cinematográfico.

Demandas

En 2005, se presentaron cuatro demandas que enfrentaban a Anna, CMG y los herederos de cuatro fotógrafos que le hicieron las fotos a Marilyn bajo licencia. Estas demandas se presentaron en California, Nueva York e Indiana.

La cuestión central en todos ellos era si Monroe era residente de California o de Nueva York en el momento de su muerte. Si se demostraba que Anna tenía razón, Monroe era californiana y conservaría el derecho de licencia de las imágenes de la intérprete, cuyos derechos de autor poseían los cuatro fotógrafos.

Si por el contrario era neoyorquina, los derechos de esas imágenes corresponderían a aquellos que las tomaron, no a Anna.

Fueron necesarios siete años y múltiples apelaciones para que estos pleitos acabaran resolviéndose. En 2012, un Tribunal dictaminó que Monroe era residente en Nueva York y que los herederos de los fotógrafos conservarían los derechos de licencia de las imágenes de la actriz sin la aprobación de Anna Strasberg y CMG.

Sin embargo, un año antes de que se dictara sentencia, en 2011, Anna hizo caja y vendió su participación del 75% en el patrimonio de Monroe a Authentic Brands Group por una cantidad estimada en 20-30 millones de dólares.

Raro, ¿no?