“A todos nos gustan los deportes extremos y Jason es un gran fan del esquí acuático”, dice Sean Bang, de 30 años y cofundador y director de marketing de Zungle. “Él siempre lleva las gafas de sol mientras practica deporte y cuando quería usar los auriculares estaba muy incómodo. Por eso hemos decidido deshacernos de esas molestias”.

Con las gafas de sol Zungle, los usuarios pueden escuchar música o hacer llamadas telefónicas mientras esquían, montan en bici o practican cualquier otro deporte, sin la preocupación de un auricular convencional. La tecnología de conducción ósea, con la que se escucha el sonido a través de las vibraciones que llegan al cráneo sin la necesidad de tener que utilizar los oídos, no es algo nuevo, pero sí lo ha sido incorporarla en productos de consumo relativamente baratos, como gafas de sol.

Así que, después de estar probando durante un año, hace unos meses los dos amigos que habían trabajado juntos en la firma de marketing Innocean Worldwide, en Corea del Sur, junto con otros dos cofundadores, Chris Hong y Injun Park, conectaron con Kickstarter (un sitio web de micromecenazgo para proyectos creativos) con una meta inicial de 50.000 dólares para sus gafas de sol de alta tecnología. Al igual que con muchas otras campañas de crowdfunding, esa cifra de 50.000 dólares fue fruto de un regate; Yang expresó que su meta inicial era un millón de dólares. Zungle Panther tiene un aspecto similar a los productos de Oakley y se vende por 150 dólares. En el momento de finalizar la campaña, a mediados de julio de 2016, Zungle había recaudado más de 1,9 millones de dólares, situándose entre las 100 mejores campañas de todos los tiempos de Kickstarter.

Durante la campaña, Zungle se hizo tan popular que alguien lanzó una campaña falsa en Indiegogo, la competencia de Kickstarter, mientras Yang y compañía recaudaban fondos en Kickstarter . “¡Alerta de estafa!”, anunció Zungle, “No hemos abierto nuestro producto a otros portales que no sea Kickstarter”. Después de que un patrocinador alertara la imitación, se pusieron en contacto con Indiegogo, quienes detuvieron la campaña inmediatamente. “Fue una estafa, supongo” , aseguró Bang.

Al igual que con otras muchas campañas de crowdfunding, existe una lucha entre los colaboradores para conseguir los productos terminados. Zungle ha noviembre de 2016 en el calendario, así los interesados pueden las gafas antes de Navidad. A más largo plazo, esperan poder continuar mejorando el diseño y poner en marcha otros productos tanto en el mercado de gafas de sol como en el de los auriculares. Ambos de estos mercados son grandes pero están llenos de competidores. Las gafas de sol actuales de Zungle están hechas de plástico; por lo que les gustaría poner en marcha un nuevo modelo hecho de metal y, así, crear un nuevo producto.