Llevamos años equivocados. Producir más cantidad y a velocidad acelerada no lleva a ningún sitio, por irónico que parezca. Sin embargo, sí genera un daño irreparable al planeta, acaba con el factor sorpresa y convierte el hábito de consumo en un vicio.

Compramos por inercia y de forma sistemática, pero no esperamos encontrar nada que nos sorprenda. Un círculo del que resulta difícil salir si la propia industria no toma cartas en el asunto. Por ello, Vestiaire Collective, la comunidad global líder de moda de segunda mano y de venta online, ha lanzado un film en el que reivindica la obligación de experimentar un cambio tanto en la producción como en el consumo de moda.

Dicho de otra manera, la plataforma se convierte en activista e invita a reflexionar sobre uno de los datos más reveladores que nos deja este año: el consumo de ropa sigue aumentando año tras año y, concretamente, lo seguirá haciendo en un 65% hasta el año 2030, pero, por el contrario, cada vez usamos menos ropa, un 40% menos que hace diez años.

Cifras que hacen encender todas las alarmas y que solo un movimiento circular de la industria, con una apuesta firme por la reventa de prendas y complementos, puede lograr poner fin al problema tan real que esta industria está experimentando. Dar una segunda vida a un armario que ha dejado de ser esencial es la manera más sana de subsanar el problema y afianzar un futuro textil sustentando en la sostenibilidad.

Con el vídeo, Vestiaire Collective abre las puertas de su comunidad, que ya suma más de 10 millones de activistas de la moda, a decir ‘no’ a las tiempos precipitados de producción y venta. Un mantra que queda resumido en la intención de comprar menos, pero mejor, y usar y vender más, sin la necesidad de que tengan que ser prendas nuevas.