Lecciones que todos aprendimos a los 20

Los 20 son una etapa difícil: acabas la universidad y te das de bruces con la realidad, posiblemente te mudes de ciudad y se crea un conflicto interno existencial que dure poco –pero que haga mella-. Son la década en la que te definirás como profesional y persona, aquí van las diez lecciones más duras –y necesarias- que aprenderás:

Lecciones que todos aprendimos a los 20

Tu visión del mundo es imperfecta: te darás cuenta de que no piensas como todos y que posiblemente tu camino esté alejado de lo que se considera “perfecto” y “armonioso”.

Lecciones que todos aprendimos a los 20

No siempre llevarás la razón en todo: esta lección de filosofía y moralidad se aprende cuando sabes que “realmente no sabes nada”. Es también una lección que puedes transmitir al resto de tu entorno.

Lecciones que todos aprendimos a los 20

No deberás de parar de aprender nunca: está relacionada con la lección anterior. Nutrirte por dentro es tan importante como hacerlo por fuera… nunca lo olvides.

Lecciones que todos aprendimos a los 20

Eres reemplazable en el trabajo: lo que será un jarro de agua fría si creías ser el engranaje principal de tu empresa. Todos somos reemplazables, no alimentes tu ego con falsas esperanzas.

Lecciones que todos aprendimos a los 20

Las relaciones son difíciles, y no solo las personales… te darás cuenta de que las laborales puede llegar a influirte tanto que cambien el rumbo de tu profesión. Ya no eres un niño, acéptalo.

Lecciones que todos aprendimos a los 20

Nadie te debe nada: así que no esperes demasiado de tus actos benéficos. Posiblemente recojas lo que siembres, pero recuerda que en esta vida nadie estará en deuda contigo –a no ser que sea agradecido-.

Lecciones que todos aprendimos a los 20

Tus actos tienen consecuencias: y están pueden ser más que graves. Ya eres adulto y lo que haces debe de ser justificado, no te ampares en una débil madurez o una falta de información, no te valen ambas excusas.

Lecciones que todos aprendimos a los 20

El dinero no se gana fácilmente. Antes así lo creías –o así te lo hacían ver tus padres cuando te daban lo que crees que merecías-, pero ahora la cosa cambia. Lo que trabajas cuesta y el dinero ya adquiere otra percepción.

Lecciones que todos aprendimos a los 20

No puedes hacer siempre lo que quieras: los 20 años son la década del cambio, en el que implicamos responsabilidades y deberes –al mismo tiempo que derechos, que parecerán dispersarse-.

Lecciones que todos aprendimos a los 20

La vida no se vuelve más fácil a medida que pasa: tus padres te dieron una buena lección superando cada día de forma airosa, pero ahora te toca a ti. Y sí, te das cuenta de que las piedras en el camino no se apartan con los años.

[td_smart_list_end]