Mientras que para muchos, una visita al supermercado satisface las necesidades más básicas, existen quienes exigen lo más raro y los más caro para su dieta.

De ahí a que las cerezas que se utilizan para crear el Luwak, pase por el sistema digestivo de una comadreja antes de ser reunidos para la producción del café. Una vez acabado el proceso usted podrá disfrutar de una taza por 444 euros.

Pero más allá de los procesos digestivos de ciertos animales, están los chefs que con un poco de química y otro poco de física han conseguido crear verdaderas joyas para el paladar.
Estos son los platos que valen su precio en oro. ¡Qué aproveche!

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11475]