1. Whatsapp
Según una encuesta de The Phone House de hace apenas 6 meses el 32% de los trabajadores consulta su teléfono móvil un mínimo de 4 veces cada hora y Whatsapp es la principal distracción. ¿Te sientes identificado? Recomendación: ponlo en silencio cuando llegues al trabajo y míralo sólo en tus ratos libres.

2. Redes sociales
Muchas personas trabajan con un ordenador delante, algo realmente peligroso para distraerse… Y si en él podemos acceder a redes sociales (en algunas empresas su uso está vetado) tenemos una perdición muy grande frente a nuestros ojos. Intenta evitar o acotar su uso a momentos libres o de descanso.

3. Compañeros de trabajo
¿Tú eres más de charla? ¿De relacionarte en carne y hueso? ¡Eso está muy bien! Pero cuando pasamos mucho tiempo hablando con nuestros compañeros puede pasar el tiempo volando…así que cuidado. Es bueno y necesario tener relación con las personas con las que pasamos 8 horas diarias, pero no estás en un bar tomando algo. Podéis pasar ese rato a la hora de la salida del trabajo, además así te distraerás al acabar la jornada y establecerás relaciones más estrechas con ellos.

4. Tiempos de descanso/comida que se alargan…
Para qué comer en una hora si puedes comer en dos, ¿no? Bueno, alargar el tiempo de descanso o comida puede ser contraproducente a la hora de trabajar. La concentración se pierde por completo y perdemos la productividad por el camino. Por eso cuanto más largos son estos períodos más nos cuesta volver a ponernos “manos a la obra”.