El aceite de oliva virgen extra de arbequina es la nueva apuesta por el territorio del valle dels Alforins de la firma Clos de Lôm. Cultivado en la finca familiar, este aceite de variedad mediterránea se convierte en un producto singular gracias a la baja producción por hectárea y al bajo rendimiento por kilo de aceitunas que penas alcanza el 13%.

Después de su gran éxito con los vinos, Clos de Lôm apuesta por un Aceite de Oliva Virgen Extra, su producto más mimado apostando por la calidad y la excelencia. La arbequina, variedad de oliva utilizada en su nueva creación, llegó a España en el siglo XVII procedente de Palestina, y poco a poco ha ido ganando fama gracias a su potencia aromática y dulzor.

En la finca de Fontanars dels Alforins los olivos de arbequina crecen en diferentes parcelas, donde se selecciona la mejor producción regulando la recogida desde octubre hasta final de año de forma manual. Así consiguen respetar los tiempos de maduración y la climatología más favorable para el AOVE Arbequino Clos de Lôm.

Gracias a los medios técnicos que dispone la marca, así como las cortas distancias a las parcelas y no depender de terceros, juegan a favor de la calidad del producto con un máximo poder antioxidante. Su aportación de vitamina E conseguida gracias a conservar todas las características organolépticas con nitrógeno, hacen de este aceite un auténtico zumo de los dioses.