Todos los seres humanos tenemos buenos y malos hábitos, aunque de los segundos no nos sintamos tan orgullosos. A ellos les ha ocurrido lo mismo. Entre sus buenos hábitos se encuentran la persistencia, la fijación de metas, ávida lectura y la metacognición.Por otro lado, sus malos hábitos suelen ser el consumo de alcohol, drogas, ansiedad o noctambulismo. Obviamente, que una persona tenga estos hábitos, no quiere decir que ya sea más inteligente. Al revés, los más listos serán aquellos que únicamente copien los buenos hábitos y olviden los malos.

Destacan por ser ávidos lectores, y los beneficios de la lectura son muchos. Leer aumenta las habilidades verbales, ayuda a articular pensamientos, mejora las habilidades de resolución de problemas, las de escritura, aumenta la concentración y mejora la memoria. Y es que con 15 minutos de lectura diarios, nos exponemos a más de 1.000.000 palabras al año.

Por otro lado, la ansiedad influye más a las personas inteligentes. En un estudio realizado en 2012, se mostró que el trastorno de ansiedad se pronunciaba más en personas con cociente intelectual alto. En la siguiente infografía de Online-phd-programs.org podréis ver más curiosidades sobre los hábitos de estas personas.