1. Lleva un planning actualizado al día
Este simple gesto te permitirá no olvidar jamás tus cosas pendientes. Muchas veces podemos creer que somos capaces de acordarnos de todo sin necesidad de ayuda, pero eso no es así. Intenta llevar el planning lo más actualizado posible y apunta las cosas pendientes según las vayas conociendo, así evitarás despistes innecesarios.

2. Desconecta el móvil dos horas antes de dormir
La tecnología smartphone ha invadido por completo nuestras vidas. Ni que decir tiene, cómo influye en la vida de un emprendedor, que hace de su teléfono móvil su mejor compañero allá donde va. Pero si quieres dormir tranquilo, déjalo apagado o fuera de tu alcance (y en silencio) mientras estas durmiendo. Notarás la diferencia al no sentir esa presión (o tentación) constante a tu lado.

3. Apóyate en tus empleados
No hace falta que te encargues de absolutamente todo lo que requiere tu empresa. Aprende que delegar es algo realmente bueno para todo el mundo, no sólo para ti. Tienes que comenzar a quitarte carga de trabajo y de responsabilidades, que sólo consiguen agobiarte sobremanera y además hacen que la calidad de tu trabajo se vea de lo más resentida.

4. Haz una pequeña lista de cosas pendientes antes de dormir
Si estás agobiado, estresado o angustiado por la cantidad de cosas que tienes que hacer, plásmalas en un papel antes de acostarte. Simplemente basta con hacer un pequeño listado de las cosas que tienes que hacer al día siguiente, unos pequeños trazos para organizarte un poquito y quedarte algo más tranquilo. ¡Ah! No olvides dejar preparadas las cosas que necesitarás llevar (incluida la ropa) por la noche, o tus mañanas serán un auténtico caos.

5. No te obceques en lo que no puede ser
Por último, otro de los motivos importantes del agobio de un emprendedor es, simplemente, obcecarse y empeñarse en algo que ya sabe que no puede ser. Pasa página cuanto antes, porque darle vueltas una y otra vez a algo de lo que eres consciente que no vas a obtener nada, sólo te hace perder el tiempo y restar potencial a lo que está por venir.