1. Toma el sol de vez en cuando
Puede parecer una tontería, pero el sol es capaz de cambiar nuestro estado de ánimo ¿Por qué? El sol aumenta los niveles de vitamina D, que junto con la B nos ayudará a combatir ese cansancio y mal humor.

2. Apaga el móvil antes de dormir

Usarlo como alarma, mirarlo antes de dormir y nada más despertarnos… Unos actos que hemos incluido en nuestra rutina diaria con total normalidad, cuando no lo es. Lo más sano es dejar de mirar el móvil y apagarlo al menos una hora antes de dormir.

3.Evita tomar cafeína
Los efectos a corto plazo de la cafeína quizá sean los esperados: nos espabilan y animan, pero sólo momentáneamente. A la larga produce dolor de cabeza, deshidratación e irritabilidad.

4. Haz ejercicio moderado
Hacer ejercicio al menos media hora diaria de forma moderada te hará sentir muchísimo mejor. Una vida sedentaria nos hace estar de peor humor y más cansados. Si comienzas a practicar cualquier deporte o a salir a correr a primera hora, verás cómo poco a poco te vas sintiendo mejor (aunque al principio cueste).

5.Tómate tu tiempo para relajarte cada día

El estrés del trabajo diario y la rutina pueden mermar nuestra vitalidad y nuestra forma física. Dedica cada día un pequeño rato para ti, para olvidarte del estrés y relajarte por completo. Tomar un té tumbado en el sofá, salir a pasear con tu pareja o amigos… seguro encontrarás tu manera perfecta de encontrar un ratito de paz al día.

6.Come más sano

Cambiar los hábitos alimenticios también ayuda. Comida más variada y saludable, más fruta y verdura, y evita el alcohol antes de dormir.

7.Échate una siesta
Cuando puedas, claro. Una pequeña siesta de unos 15/20 minutos mejora el rendimiento. Si lo haces más de ese tiempo te sentirás peor aún, así que recuerda activar la alarma.