1. Mostrarte más inteligente
¿Quién no ha hecho saber al mundo alguna vez que ha leído un artículo sólo para aparentar? Sí, aunque no nos interese, en las redes sociales vencen las ganas de “quedar bien” y esta es una de las fórmulas más explotada entre los tuiteros. Y, por supuesto, debe quedar constancia de ello entre tus seguidores.

2. Automencionarte
Crear una cuenta en Twitter es muy fácil. Por ello, ante la falta de menciones qué mejor que hacérselas llegar uno a sí mismo. Generarse movimiento desde otra cuenta falsa es una de las mentiras que destacan en la web.

3. De fiesta…pero en casa
Twitter es la mejor plataforma para mostrar a otros lo divertida que es nuestra vida social. Pero, a veces, es más una ilusión que una realidad. Muchos utilizan la táctica de enfatizar sus vivencias cuando, en realidad, están en el sofá. Se entiende, esto último no es tan emocionante.

4. Llamar la atención con tus problemas
Como si de un diario se tratara, algunos perfiles de Twitter muestran sus alegría por cualquier actividad del día y, como no, también sus penas. Es una manera de hacer que todos estén pendientes de ti. Por ello, la mayoría de las veces, se tiende a exagerarlo.

5. Fotos que no existen
Nos encanta que la gente vea en todo momento qué estamos haciendo, dónde estamos o con quién hemos salido pero…no siempre se cuenta la verdad. Muchas de las fotos que se suben a Twitter son cogidas directamente de Internet para dar a tu cuenta un mayor caché. En realidad, ese mismo día no hemos hecho nada y nos hemos encerrado en casa con la única compañía de nuestro ordenador. Aunque, eso sí, en Twitter ¡todo ha sido diferente!