El alto rendimiento está tan arraigado en la cultura de Netflix que recompensa el desempeño adecuado con una generosa indemnización. Los empleados de Netflix tienen vacaciones ilimitadas porque nadie hace un seguimiento de su tiempo. El liderazgo se centra solo en lo que importa, los resultados. Se han dado cuenta que dar a la gente una mayor autonomía crea una cultura responsable. Sin la distracción de sofocar las normas, los empleados están centrados y son más productivos.

El concepto tradicional de vacaciones ya no tiene sentido. Cuando Netflix tenía su política típica de vacaciones, se decían: “No hacemos un seguimiento del tiempo que pasamos trabajando fuera de la oficina – como los mensajes que contestamos desde cada, el trabajo que realizamos por las noches o los fines de semana- así que, ¿por qué se hace un seguimiento del tiempo que tenemos que pasar fuera del trabajo?” El planteamiento tenía su lógica. Estamos en una economía de participación, donde la gente se mide y se paga por lo que producen. Pero cuando hablamos de tiempo libre, todavía hay un concepto que se aferra a los vestigios de la economía industrial, donde a las personas se les pagaba por el tiempo que pasaban en el trabajo. Esto muy desmotivador. Netflix se dio cuenta de esto y cambió su política.

Las empresas defienden sus estrictas políticas de vacaciones con la falsa creencia de que los empleados se aprovecharán de cualquier otra cosa. Pero las empresas que realmente han aplicado la política de vacaciones ilimitadas se han dado cuenta del efecto contrario. Además, las empresas más inteligentes saben que cuando los empleados tienen tiempo libre para recargar pilas –sobre todo cuando tienen la libertad de cogerse unas vacaciones cuando lo necesiten- vuelven más creativos y productivos.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=4101]