La penúltima planta de las icónicas Torres Blancas de Madrid, edificio del renombrado arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza, volverá a cobrar vida después de varios años de abandono. El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este jueves 27 de julio, en Junta de Gobierno, el Plan Especial que permitirá la transformación de este espacio en exclusivas viviendas de lujo.

Conocido en el pasado por albergar el reconocido restaurante Ruperto de Nola, con una estrella Michelin, este nuevo proyecto revitalizará la planta 22 y parte de la entreplanta inferior, que actualmente se encuentran destinadas al uso de oficinas.

El Plan Especial propuesto, promovido por un desarrollador privado, propone la creación de ocho viviendas independientes en esta zona, que anteriormente estaba destinada a un local terciario-recreativo. La normativa urbanística requiere la tramitación de este plan debido a la intensificación del uso, al pasar de un local a ocho residencias de lujo. Aunque la ocupación máxima de la planta se reducirá a 40 personas, se plantea una serie de mejoras en las condiciones de evacuación, incluyendo la incorporación de vestíbulos previos a las residencias para acceder a las dos escaleras de evacuación del edificio.

Además de las comodidades modernas que caracterizarán estas viviendas de lujo, el Plan Especial se enfoca en resaltar la estructura de hormigón armado original, tal como fue concebida por el arquitecto Sáenz de Oiza. También se procederá a la restitución de huecos originales de la fachada que habían sido cegados en el pasado. Para mejorar la circulación, se llevarán a cabo cambios en la comunicación de la entreplanta situada bajo la planta 22, que será destinada a usos no vivideros y sus instalaciones.

En relación a la planta 23, en la actualidad de uso privado, se desmontará la escalera privada que conecta con la planta 22. Cabe destacar que esta modificación se considera una actuación interior que no alterará los parámetros urbanísticos de la edificación, como la edificabilidad, ocupación o altura.

El expediente relativo al Plan Especial para la planta 22 de las Torres Blancas se someterá a un período de información pública de mes, después de haber sido aprobado inicialmente por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid. Se espera que este proyecto contribuya a preservar el legado arquitectónico de las Torres Blancas mientras brinda una nueva oportunidad para disfrutar de la exclusividad y el lujo en una de las ubicaciones más emblemáticas de la capital española.