Como futurista, mi trabajo es mirar hacia adelante e identificar las tendencias futuras más importantes en los negocios y la tecnología. Sin embargo, muchas de esas tendencias no serán relevantes hasta dentro de décadas. Para obtener más consejos prácticos y ayudar a los líderes empresariales a priorizar, creo que es importante tener una mirada al futuro más inmediato.

Cada año, miro hacia adelante y describo las tendencias tecnológicas clave para el próximo año, aquellas que las empresas deben abordar hoy para seguir siendo competitivas.

Entonces, echemos un vistazo a mi lista de tendencias tecnológicas clave para las que todos deberían estar preparados.

1. IA en todas partes

Ok, la obsesión con la IA (Inteligencia Artificial) ha existido por un tiempo, pero si no eres alguien que está involucrado activamente en el trabajo con la tecnología, es posible que no aprecies cuán omnipresente se ha vuelto la IA. Usamos algoritmos inteligentes cada vez que buscamos en Internet, compramos en línea, navegamos mientras viajamos, elegimos cómo nos entretenemos, administramos nuestros horarios y llevamos a cabo innumerables tareas, tanto creativas como mundanas.

La obsesión no va a terminar pronto. La IA ha sido descrita por el CEO de Google, Sundar Pichai, como «más importante que el fuego o la electricidad» en términos del impacto que tendrá en la civilización humana. El ecosistema maduro de soluciones de IA sin código y plataformas como servicio continuará haciéndolo más accesible. Con la infraestructura tecnológica y (hasta cierto punto) el presupuesto ya no es una barrera de entrada, aquellos con buenas ideas podrán crear nuevos productos y servicios mejorados con IA que simplifican o mejoran nuestras vidas.

Un enfoque fuerte de la actividad de la IA en 2023 será el aumento de trabajadores. Aunque la IA conducirá inevitablemente a la desaparición de algunos tipos de trabajos humanos, surgirán otros nuevos para reemplazarlos. Los empleadores responsables y con visión de futuro pensarán cada vez más en navegar este cambio al permitir que las fuerzas laborales aprovechen al máximo las nuevas herramientas que están disponibles para ellos.

Otro campo emocionante para observar es el contenido sintético. Esto implica aprovechar el poder creativo de la IA para producir imágenes, sonidos o información completamente nueva Al igual que un ser humano cuando pinta un cuadro o escribe una pieza musical. Los algoritmos de lenguaje natural permiten a los ordenadores comprender y recrear las comunicaciones del lenguaje humano. 

Esto significa que puedo hacer que mi avatar responda una pregunta o dé una charla con mi propia voz sin tener que haber pronunciado las palabras. La misma tecnología impulsa los infames deepfakes de Tom Cruise y el acto Metaphysic que cautivó al público en America’s Got Talent este año. En 2023, podemos esperar ver un crecimiento en el uso de esta forma generativa de IA en el entretenimiento y los negocios.

2. El Internet del Futuro (Metaverso)

En esta etapa, creo que la mejor descripción que se puede aplicar al término metaverso es simplemente «un mundo digital más inmersivo». Mark Zuckerberg cree que será sobre realidad virtual y aumentada (VR/AR), mientras que los creadores de plataformas web 3.0 como Decentraland o The Sandbox creen que también se tratará de descentralización y blockchains. 

Las ideas no son mutuamente excluyentes, y no hay razón para que el Internet del mañana no sea descentralizado y construido alrededor de la inmersión y el contenido 3D. Pero con varias ideas en competencia cuando se trata de definir el término metaverso, no es sorprendente que en 2022 algunas personas se confundieran.

Desde que Mark Zuckerberg inició la popularidad del metaverso a fines de 2021, todo tipo de grandes organizaciones en industrias que van desde la banca hasta la moda, el entretenimiento y los videojuegos se han sumado. La mayoría lo ha hecho simplemente aprovechando las plataformas ya existentes en el metaverso como Decentraland, Roblox o The Sandbox para establecer sus primeros outposts en el metaverso.

Esperan conectarse con la primera ola de usuarios pioneros del metaverso (como la generación Z), así como demostrar su genialidad al participar en las primeras etapas del «próximo gran acontecimiento», como ellos le llaman. El minorista de ropa Forever 21, por ejemplo, probablemente no espera ganar mucho dinero o mejorar mucho la experiencia del cliente de sus fan promedio, con su tienda virtual que lanzó este año en Roblox. El objetivo es comprender las oportunidades, probar la tecnología disponible y demostrar, a sus accionistas y a la comunidad tecnológica, que son capaces de avanzar rápidamente en las tendencias emergentes.

En 2023, esta construcción y esta manera de llevar las cosas se volverá cada vez más popular entre las organizaciones más pequeñas, mientras que para las marcas globales que ya están involucradas, todo comenzará a unirse para crear productos y servicios cohesivos. Estos estarán destinados al consumo general en lugar de simplemente entusiasmar a los tecnófilos y a los primeros usuarios.

También comenzaremos a ver que el metaverso es tanto móvil como post-móvil. Seguiremos interactuando con él desde cualquier lugar del mundo y en cualquier dispositivo que queramos. Pero el valor predeterminado no siempre será un smartphone. Las nuevas formas en que accedemos, experimentamos e interactuamos con el contenido incluyen cascos, gafas inteligentes e incluso trajes de retroalimentación háptica de cuerpo completo, y estos (entre otros) definirán las oportunidades creadas. 

Las empresas que desean asegurarse de no quedarse atrás en lo que respecta a la próxima iteración de Internet ahora deben pensar detenidamente en dos cosas: ¿Cómo aprovecharán estas oportunidades para crear productos y servicios que brinden experiencias más inmersivas y gratificantes? ¿Y cómo pueden aprovechar las plataformas y herramientas disponibles para hacer que sus procesos internos sean más atractivos y eficientes? Esto podría significar desarrollar la capacidad para el trabajo remoto colaborativo, la capacitación, la incorporación y la gestión de proyectos.

3. Un mundo editable digitalmente

Nuestra capacidad en constante evolución para recrear digitalmente cualquier cosa en el mundo físico es lo que hace que el metaverso sea viable (o incluso inevitable). Pero esta idea va más allá de la simple creación de experiencias inmersivas en línea; hoy, podemos editar cosas en el mundo digital de una manera que influye en el mundo real. Toma los gemelos digitales como ejemplo; Los equipos de carreras de Fórmula 1 crean gemelos digitales del coche de carrera y usan el mundo digital para probar el auto en túneles de viento virtuales y mediante simulaciones digitales. Esto les permite cambiar los componentes del automóvil en el mundo digital hasta que estén optimizados antes de imprimir en 3D estos componentes para el vehículo del mundo real.

Vemos habilidades similares para editar o programar materiales del mundo real en con la nanotecnología. Al manipular las características y composiciones del material a escala nanométrica, podemos darles nuevas características, como pinturas autorreparables y ropa repelente al agua, o podemos desarrollar materiales completamente nuevos, como el grafeno, el material más delgado y resistente que existe.

Y el pináculo del mundo editable es la manipulación de organismos vivos como plantas, animales o humanos mediante la edición de la información genética responsable del desarrollo y funcionamiento de esos organismos. Iniciativas como el Proyecto Genoma Humano nos han permitido crear con éxito representaciones digitales de hebras completas de ADN, y enfoques innovadores como el método de edición de genes CRISPR Cas9 que nos permiten cambiar el ADN y la estructura genética de los organismos vivos.

Esta tecnología abre un abanico de posibilidades casi ilimitado, ya que permite cambiar teóricamente cualquier característica heredada de un organismo vivo. Los niños podrían volverse inmunes a las enfermedades a las que sus padres son susceptibles, se pueden desarrollar cultivos que sean resistentes a las plagas y las enfermedades, y los medicamentos podrían adaptarse a las personas de acuerdo con su propia composición genética.

4. Rediseñando la confianza con el Blockchain

Tradicionalmente, los procesos que involucran el establecimiento de confianza entre dos partes en línea han sido a través de un intermediario. Los bancos y empresas como Paypal verifican nuestra identidad y actúan como garantes cuando enviamos dinero a amigos o familiares. Los servicios antifraude y de verificación de pagos nos ayudan a confiar en que es seguro permitir que las empresas almacenen y procesen nuestra información financiera. El hecho de que todos estos sean sistemas centralizados significa que aún podemos tener problemas si las empresas que los proporcionan no los administran de manera efectiva o no actúan teniendo en cuenta nuestros mejores intereses.

Las preguntas sobre la confianza en 2023 girarán en torno al principio de descentralización. Esto significa eliminar el control final de una organización, empresa o proceso de cualquier punto central de propiedad, utilizando redes descentralizadas basadas en el consenso y el cifrado. Estos son los componentes básicos de blockchain, que en realidad es solo una forma de almacenar datos o ejecutar programas que se distribuyen en varios ordenadores y no pueden ser interferidos por nadie que no deba hacerlo.

El gigante energético Shell, por ejemplo, ha revelado una iniciativa impulsada por el blockchain que utilizan para garantizar la procedencia de la energía sostenible que ingresa a su red. Y el fabricante de bebidas William Grant and Son adjuntó tokens digitales descentralizados (NFT) a las botellas ultra caras de su whisky Glenfiddich que vendió a los coleccionistas, lo que les permitirá autenticarse cuando se vuelvan a vender.

La descentralización conducirá a nuevas formas de realizar transacciones, comunicarse y hacer negocios, y no solo para los humanos. Las máquinas también se beneficiarán de la capacidad de realizar transacciones seguras entre ellas, lo que nos permitirá automatizar aún más los elementos de los negocios y la industria que involucran diferentes sistemas de interfaz.

Las empresas están apostando fuerte a que la tecnología blockchain impulsará una evolución de nuestra relación con el concepto de propiedad digital. Ya están siendo utilizados por marcas como Prada y Balenciaga para permitir a los usuarios “probar” que poseen versiones digitales genuinas de productos de lujo que se pueden exhibir en el mundo virtual. Si el metaverso significa que más de nosotros gastaremos una cantidad cada vez mayor de tiempo (y dinero) en línea, seguramente que habrá personas que querrán cosas que sean exclusivas o únicas para ellos y querrán probar la propiedad y la procedencia de las mismas.

En última instancia, esto nos lleva al concepto de organización autónoma descentralizada (DAO). Esta es una entidad, que podría ser una empresa, una organización benéfica, un proveedor de servicios o un grupo comunitario, gestionada y administrada mediante software y reglas consagradas en el blockchain. Todas las decisiones se toman por consenso, lo que generalmente significa el voto de las partes interesadas. Los resultados de la votación se ejecutan automáticamente mediante contratos inteligentes (programas blockchain) que pueden hacer cualquier cosa, desde realizar pagos hasta cambiar la estructura de gestión, implementar nuevas reglas y regulaciones o cambiar el nombre de la organización.

5. El mundo hiperconectado e inteligente

Esta tendencia une literalmente a todas las demás. Es la red de sensores, dispositivos e infraestructura conectados que recopila los datos que necesitamos para construir el metaverso, crear gemelos digitales, entrenar máquinas inteligentes y diseñar nuevas formas de habilitar la confianza digital. Esto es lo que se conoce como Internet de las Cosas (IoT), y su impacto en nuestras vidas se seguirá sintiendo con fuerza en 2023.

El enfoque seguirá creciendo para permitir interacciones de máquina a máquina más útiles y complejas. Hoy en día, estamos acostumbrados a llenar nuestros hogares con dispositivos y electrodomésticos inteligentes y nuestros espacios de trabajo con herramientas y aplicaciones inteligentes. Pero a menudo nos encontramos con problemas cuando las máquinas tienen dificultades para comunicarse debido a las diferentes plataformas y sistemas operativos. En 2023, veremos más trabajo en el desarrollo de estándares y protocolos globales que los dispositivos pueden usar para comunicarse entre sí. Esto significa que funcionarán de manera más efectiva y podrán ayudarnos con una gama más amplia de tareas.

Otra área de enfoque será la seguridad de IoT. Si bien los dispositivos conectados pueden mejorar nuestras vidas de muchas maneras, también crean riesgos de seguridad. Cualquier dispositivo en una red es potencialmente un punto de acceso que un atacante podría usar para obtener acceso a un sistema o comprometer los datos almacenados en él. Mejorar las capacidades de seguridad para frustrar estos ataques será una prioridad para las empresas que están invirtiendo en IoT e involucrará herramientas capaces de predicción asistida por IA.

5G y, en el futuro, los servicios 6G no solo significarán que los dispositivos se comunicarán más rápido que nunca. También se podrán conectar más dispositivos, y la comunicación entre ellos se podrá «redirigir»: colocar en canales discretos y aislados donde no se verá perturbada por algún agente exterior. Esto dará lugar a dispositivos conectados más fiables para su uso en procedimientos críticos como la cirugía robótica.

Hablando de atención médica, es probable que 2023 también sea un año de auge para los productos y servicios destinados a ayudarnos a administrar nuestra salud y bienestar. Dado que la covid-19 sigue siendo una preocupación en todo el mundo y la amenaza constante de más pandemias, junto con la flexibilización de las leyes de confinamiento, más de nosotros recurrimos a la tecnología para asegurarnos de mantenernos en forma y saludables, y a dispositivos inteligentes que nos ayuden a monitorear nuestro progreso.

Las nuevas generaciones de Apple Watch incluyen sensores sofisticados capaces de medir los niveles de oxígeno en sangre y la temperatura, además de realizar procesos como la realización de electrocardiogramas (ECG). Anteriormente, el hardware capaz de realizar estos escaneos costaba decenas de miles de dólares. Este año, esperamos ver los frutos de la adquisición de Fitbit por parte de Google, que incluirá relojes inteligentes y rastreadores de actividad física con funciones aún más sofisticadas.

Tendencia adicional: tecnología sostenible

Además de las cinco tendencias descritas anteriormente, hay otra tendencia tecnológica ‘no negociable’ que se destacará aún más en 2023: debemos asegurarnos de que nuestra tecnología sea ambientalmente sostenible. Con algunas de estas tecnologías basadas en datos y que consumen muchos recursos informáticos, los costos ambientales a veces pueden ocultarse en centros de datos de la nube que las empresas que usan la tecnología nunca verán ni tocarán. 

Los clientes e inversores buscan cada vez más credenciales ecológicas, y veremos más de esto en 2023. Los centros de datos y la tecnología blockchain deben volverse más ecológicos, y las empresas deben asegurarse de no desperdiciar recursos valiosos almacenando datos que no necesitan y ejecutando algoritmos que no agregan valor.