Sean ‘Diddy’ Combs, el magnate del hip-hop nacido en Harlem y hombre de negocios conocido alguna vez como ‘Puff Daddy’, podría necesitar desempolvar su antiguo apodo.

El Wall Street Journal fue el primero en informar el viernes, que Combs, de 53 años, acordó comprar tiendas minoristas e instalaciones de producción de cannabis en Nueva York, Illinois y Massachusetts de Cresco Labs, con sede en Chicago, y Columbia Care, con sede en Nueva York, por 185 millones de dólares.

Al hacerlo, Combs se convertirá en presidente y director ejecutivo de la empresa de cannabis más grande (en manos de la comunidad afroamericana) en la industria con 25 mil millones (de ventas anuales en 2021) una vez que se cierre la transacción el próximo año. Entre sus motivaciones para incursionar en el cannabis está ayudar a diversificar una industria de propiedad mayoritariamente blanca. Alrededor del 80 % de los negocios legales de marihuana actualmente son propiedad de personas blancas, mientras que solo el 2 % de los negocios son propiedad de negros.

«El propósito es más grande que el momento», dice Combs desde su casa en Los Ángeles. «Cuando miré las asombrosas estadísticas, (los negros) son ​​arrestados cuatro veces más que los blancos. Y cuando se legalizó, solo poseíamos el 2%, mientras que el 80% era propiedad de las personas que nos encarcelaron. Eso me inspiró y me animó a ir a pelear, ya que la balanza está muy desequilibrada».

Parte de su plan incluirá la contratación de personas anteriormente encarceladas, convencer a los legisladores para crear mejores programas de equidad social y asesorar y financiar a los empresarios de la comunidad afroamericana y latina.

«No solo queremos nuestra parte justa; queremos lo que es legítimamente nuestro”, explica Combs. «Honestamente, creo que debido al impacto que la prohibición del cannabis ha tenido en nuestras comunidades, algo más justo sería el 70% para los propietarios negros y morenos y el 30% para todos los demás».

Combs Enterprises operará un total de nueve dispensarios, con ubicaciones en Manhattan, Brooklyn y Chicago, y tres instalaciones de cultivo y producción de cannabis en Illinois, Massachusetts y Nueva York. Se espera que las ventas legales de cannabis en Estados Unidos lleguen a los 65 mil millones para 2030, según Cowen.

Esto marca la primera inversión de Combs en la industria de la marihuana, pero no es el primer magnate del hip-hop que cree que se puede ganar dinero con el cannabis. El multimillonario nacido en Brooklyn, Jay-Z, tiene su propia marca, Monogram, que lanzó en 2020. También dirige el programa de justicia social de la compañía con un fondo de riesgo que ha sido sembrado con 10 millones de dólares. El rapero de San Francisco, Berner, cofundó una de las marcas de cannabis más grandes del mundo, Cookies. Wiz Khalifa, B Real de Cypress Hill, y Method Man también tienen sus propias marcas de cannabis.

En marzo, Cresco anunció que había acordado adquirir Columbia Care por 2 mil millones de dólares. Los activos que comprará Combs Enterprises son desinversiones requeridas para el acuerdo de adquisición. Combs Enterprises comprará las operaciones de cannabis de ambas compañías con 110 millones de dólares en efectivo y 45 millones de dólares en financiamiento de deuda. Combs poseerá el 100% de las acciones al principio, pero eventualmente buscará inversionistas, ya que planea expandir la compañía, explica Tarik Brooks, presidente de Combs Enterprises.

Brooks cree que invertir en empresas que están en manos de la comunidad afroamericana es una motivación importante. «Los empresarios negros son el grupo de empresarios de más rápido crecimiento en el país, pero tienen más dificultades para acceder al capital», explica Brooks. «La única forma de desarrollar un ecosistema diverso es asegurarse de que las personas tengan el capital y los recursos que necesitan para tener éxito. De lo contrario, simplemente están configurados para fallar. Será una gran parte de nuestra misión hacer que la industria en general sea más diversa».

Combs ha sido un emprendedor en serie durante varias décadas. A principios de la década de 1990, fundó su sello discográfico, Bad Boy Records. Una de sus mayores estrellas fue Christopher ‘The Notorious BIG’ Wallace (también conocido como Biggie Smalls), el artista de hip-hop de Brooklyn conocido por éxitos como Juicy. Combs también fundó su propia empresa de ropa, Sean Jean, en 1998, y cinco años más tarde se asoció con Diageo para lanzar su marca de vodka, Ciroc. Recientemente lanzó un nuevo sello discográfico de R&B llamado Love y su propia compañía de medios, Revolt.

Combs ve el negocio del cannabis como algo más grande. Quiere convertirlo en un conglomerado de cannabis (propiedad de la comunidad afroamericana) conocido por su conjunto de marcas.

«Mi misión es convertirme en el Diageo del cannabis», dice Combs, «donde pueda brindarles a personas de todos los colores y razas la misma oportunidad de ser empresarios en este espacio».

Una vez que se cierre el trato, Combs tendrá un dispensario en Court Street en Brooklyn, al otro lado de la calle de la Corte Suprema del condado de Kings, y cerca de donde vivía ‘The Notorious BIG’, en Fort Greene. Cuando se le preguntó qué pensaría Biggie sobre la nueva empresa, quien fue asesinado en 1997 durante un tiroteo en Los Ángeles, Combs hizo una pausa por un momento.

«No voy a mentir, este sería probablemente uno de sus momentos de mayor orgullo», asegura. «Para ayudar a que se legalice, él sería mi socio en este negocio. Nos aseguraremos de que Nueva York esté en llamas: seremos el número uno en esa ciudad en honor a BIG».