Que tu marca cumpla más de 50 años de vida no es algo que suceda a diario. No todas las firmas pueden presumir de una trayectoria de tal magnitud, y menos aún siendo la personificación de la excelencia. Por eso, y porque una fecha especial siempre merece una celebración a la altura, Habanos organizó del 7 al 9 de septiembre la conmemoración del 55 aniversario de su marca Cohiba. Y lo hizo a lo grande, claro: distintos eventos se dieron cita en la capital cubana bajo el mismo denominador común, la exclusividad.

Para abrir boca, una noche habanera de bienvenida que estuvo amenizada por varios grupos musicales cubanos. Allí, más de mil doscientas personas procedentes de medio centenar de países, fueron obsequiadas con varias vitolas de la marca Cohiba, entre las que figuraba el Cohiba Ámbar, de 132 milímetros de longitud, cepo 53 y vitola de galera denominada Placeres.

Además, los participantes también tuvieron la oportunidad de visitar (en pequeños grupos de diez) la simbólica fabrica de El Laguito, enclavada en el barrio de Cubanacán, uno de los más elegantes de La Habana. Acompañados por guías, los allí presentes pudieron ver con sus propios ojos de qué manera se lleva a cabo el proceso de producción de los cigarros, comprobando entre otras cosas cómo son los barriles en los que son introducidas las hojas con las que se elaboran los Cohiba.

Una jornada repleta de actividades premium de lo más interesantes que finalizó, como decíamos líneas arriba, con una exclusiva cena de gala el pasado viernes, en el Salón Pabexpo. A primera hora de la noche, el público saboreó las vitolas de Cohiba, disfrutó de los espectáculos musicales y presenció el anuncio de los Premios Habanos y la subasta de un espectacular humidor con más de 500 puros.

Una velada a la altura

Fueron aproximadamente unas 800 personas las que pudieron regocijarse en la cena de gala de la que hablamos, protagonizada, como no podía ser de otra manera, por la gastronomía cubana. Entre plato y plato, y con una serie de actuaciones que recorrieron la historia de la música desde que en 1966 nació Cohiba como telón de fondo, los asistentes recibieron las diversas vitolas que entonces se presentaban: el Cohiba Ámbar (132 x 53 y vitola de Galera Placeres), la Edición Limitada Cohiba 55 (150 x 57 y vitola de galera Victoria) y por último, ya en los postres, el Cohiba Ideales (175 x 57 y vitola de galera denominada Modernas).

La velada continuó con la entrega de los Premios Habanos de los años 2020 y 2021, que no pudieron ser concedidos en su momento debido a la delicada situación sanitaria. ¿Los condecorados? El estanquero español Eulalio Bejarano, más tradicionalmente conocido como Lalo, fue galardonado en la categoría de Negocios 2020 por su notable esmero en ofrecer a los paladares de pico fino los mejores cigarros. Y, por otro lado, en la categoría de Comunicación 2021, el afortunado fue Ángel García Muñoz, periodista español y colaborador del Club Pasión Habanos que lleva más de 25 años escribiendo sobre el mundo del habano en distintas cabeceras, así como dirigiendo catas de puros en países como Austria, Italia, Polonia, República Checa y Portugal.

Para terminar, un broche de oro a la altura, es decir, la ya tradicional subasta de humidores. El primero en adjudicarse, por una cantidad de 100.000 dólares, fue la primera edición de Rare Le Rituel, hecho de sicomoro, ocume, oro, plata y nácar, cosa de la compañía francesa Elie Bleu. A éste le secundó «la gran atracción de la noche», o lo que es lo mismo, el humidor especial Cohiba 55 Aniversario, diseñado por Nous Group y ejecutado por Humidores Habana. ¿Sus características? Mide 170 cm de alto por 130 cm de ancho y 100 cm de profundidad. Y su diseño presenta enchapados de maderas preciosas, nácar incrustado a lo largo de la base y el logotipo del 55 aniversario de Cohiba en oro con cristales de Swarovski. En su interior guarda 550 Habanos, una cantidad nada desdeñable que abarca la mayor parte del vitolario de Cohiba, incluidas producciones regulares, ediciones limitadas y un puñado de puros que no están a la venta (sirva como botón de muestra el Cohiba Gran Corona). El precio final fue de 2,8 millones de dólares, ofrecido por un ciudadano de Singapur.