Siempre es un buen momento para disfrutar de un buen habano: solo o en compañía, durante un aperitivo o tras una comida, celebrando algún evento o leyendo un libro. Pero muchos amantes de lo que se considera como el mejor tabaco del mundo coinciden en regalarse este capricho al terminar el día, para gozar de un largo momento de tranquilidad, descanso y disfrute de los sentidos. Así queremos probar el Quai D’Orsay No.50, un verdadero regalo para los aficionados que prefieren sabores tabaqueros intensos y con fortaleza suave. Quai D’Orsay es una marca de Habanos bastante joven, establecida en 1973 exclusivamente para el mercado francés. Su nombre se debe a la famosa avenida de París situada al borde del Sena. Durante más de cuarenta años la marca se ha mantenido como una joya discreta, elegante y exclusiva en el portafolio de Habanos, accesible solo para los expertos del mercado francés. Pero recientemente ha sido rediseñada y renovada con nuevas vitolas de tendencia disponibles en muchos mercados internacionales, como este No.50, con cepo 50 y 110 mm de longitud, que destaca por su aroma a cedro y nuez moscada, y por su sabor amaderado, con un intenso postgusto dulzón. Una fumada agradable y rica en matices que nos acompaña durante unos 45 minutos de relax y disfrute.