La temporada de sequías ha afectado a todo el mundo gracias, en parte, al cambio climático. Últimamente, los impactos de la sequía se han vuelto cada vez más visibles en los lechos de ríos y lagos secos en todos los continentes. Desde las viejas bombas de la Segunda Guerra Mundial y los barcos nazis hasta las huellas de dinosaurios e incluso cuerpos humanos, han emergido de las profundidades.

En el oeste de los Estados Unidos, la cuenca del río Colorado está seca, con embalses importantes como el lago Mead que se encuentra a menos de la mitad de su capacidad. Como resultado, los brazos de agua dulce de los lagos artificiales se han ido transformando nuevamente en cañones secos. A raíz de esto, de las profundidades del agua han emergido cosas macabras, como el resurgimiento de percances y asesinatos de generaciones pasadas, como este barco hundido.

Un barco hundido que ahora es visible debido a la sequía en el lago Mead.

No obstante, el hallazgo más espeluznante ha sido descubrimientos el cuerpo humano que se encontró en un barril oxidado cerca del puerto deportivo del lago Mead. Los restos se han sometido a pruebas de ADN para ver si podrían estar relacionados con un caso de persona desaparecida hace 45 años.

Un barril de metal oxidado, cerca del lugar donde se encontró un barril diferente que contenía un cuerpo humano.

También se han encontrado otros restos humanos y artefactos antiguos. La comunidad mormona de Saint Thomas en Nevada se inundó en esa zona hace siete décadas cuando se construyó una represa en el río Colorado para crear el lago Mead.

Ahora, mientras el clima parece tener la intención de devolver el río a su estado inicial, los huesos, platos y otros restos de la ciudad pionera olvidada están resurgiendo.

Los huesos que la gente ha encontrado en Saint Thomas en Nevada.
 Los artefactos que la gente ha encontrado en la antigua comunidad mormona de Saint Thomas en Nevada.

Dragando los restos de la guerra

Partes de Europa también han sufrido los estragos de la sequía en los últimos años.

Han resurgido los daños colaterales de una guerra aún en la memoria viva. De hecho, algunos de los restos siguen siendo peligrosos como para manipularlos, como la bomba sin estallar de la Segunda Guerra Mundial expuesta en el lecho seco del río Po en Italia este mes.

las bombas sin explotar de la Segunda Guerra Mundial se ven en el río Po, Italia.

El mismo río fue navegado una vez por las fuerzas alemanas, incluida esta barcaza que puede haberse hundido mientras intentaba huir en los últimos meses de la guerra.

Una gran barcaza de 55 metros que fue hundida por los bombardeos estadounidenses en el río Po, Italia.

Pero no son solo en las aguas italianas donde el metal nazi está viendo el sol por primera vez en décadas. Se han visto más restos de la guerra en el Danubio, entre otros lugares.

Historia volviendo al presente

El campamento militar romano de Aquis Querquennis (Galicia) fue inundado por la construcción de una presa en España hace décadas. Los investigadores ya se habían acostumbrado a trabajar arduamente para excavar la mayor cantidad posible de ruinas, no obstante, la sequía ha reducido los niveles del agua y las construcciones antiguas de este sitio son más visibles que nunca.

También en España, la caída en picado de los niveles de agua en otro embalse ha vuelto a dejar a la intemperie el Dolmen de Guadalperal (Cáceres), llamado ‘El Stonehenge español’. Las curiosas piedras datan del año 5000 a. C., pero se pensaba que se habían perdido para siempre después de que un gran proyecto agrícola inundara la zona en la década de 1960.

El Dolmen de Guadalperal, a veces también conocido como El Stonehenge español. 

Más lejos, en Irak, otra masa de agua evaporada ha revelado las ruinas de un asentamiento que data casi de la misma fecha, esta vez del Imperio Mittani de hace más de 5.000 años.

Unas ruinas del imperio Mittani de hace más de 5.000 años, en Irak.

Partes de Asia han tenido la desafortunada suerte de lidiar con lluvias récord y sequías en los últimos años. En China, del río Yangtze, han emergido antiguas estatuas budistas.

De vuelta en Italia, una parte significativa del Puente de Nerón sobre el río Tíber en Roma ahora es visible por primera vez en la memoria reciente.

 Los restos del antiguo Puente de Nerón, Italia.

Pero, las piezas más antiguas de la historia que han emergido, han sido las huellas de dinosaurios en el lecho del río Paluxy en un parque estatal de Texas.

Los meteorólogos dicen que todavía tenemos un largo camino por recorrer para compensar el déficit de agua, y las tendencias climáticas apuntan a que surgirán más artefactos en el futuro.