La diversidad en el trabajo cobra más sentido que nunca, hasta el punto de tener un día propio en el calendario: el 21 de mayo. El origen, la cultura o las costumbres son características que se han vuelto fundamentales a la hora de reclutar talento. Sin embargo, aunque cada vez somos más conscientes de ello, queda mucho por hacer hasta entender que la suma de personas de perfiles diferentes es una apuesta que enriquece el mundo, también el laboral.

Tanto es así que hay personas que pueden modificar sus hábitos, ocultar su condición sexual e incluso borrar sus raíces por conseguir un trabajo. Y tú, ¿disimularías tu acento por un puesto de trabajo?

‘Se Busca Personal Con Mucho Acento’ es un experimento social realizado en Sevilla con el que Cruzcampo ha buscado a pie de calle las reacciones de las personas ante una eventual oferta de empleo y si éstas son capaces de censurar determinados rasgos de su personalidad para ser más fácilmente aceptadas.

Mostrarse tal como eres

Desde el máximo respeto a tantas personas que se enfrentan de forma muy real a la discriminación laboral, este experimento confirma una tendencia: “De las mezclas y suma de diferentes acentos siempre salen cosas buenas. Y son las nuevas generaciones las más conscientes de que mostrarse tal como son y defender su propia personalidad, su acento, es su mejor carta de presentación, tanto en una entrevista de trabajo como en el ámbito personal”, explica María Ruiz Sanguino, responsable de la marca cervecera. “Este experimento de Cruzcampo viene a mostrar un rayo de luz sobre el cambio que poco a poco está ocurriendo en la sociedad”, añade.

Para desempeñar bien un trabajo no debería importar tener acento gallego, andaluz o del Kurdistán. Mucho menos tener el pelo lacio, afro, media manga tatuada o un piercing en la ceja. El día 21 de mayo es el Día de la Diversidad, y Cruzcampo invita un año más a que “no perdamos nunca nuestro acento ni lo que nos hace tan especiales, nuestra esencia. El acento es tu tesoro, no lo pierdas nunca”.