Ha sido uno de los jugadores más carismáticos y regulares del circuito, donde destaca por su estilo luchador y aguerrido. David Ferrer (1982, Javea, Alicante) llegó a ser el número tres en el ranking de la ATP en julio de 2013. En mayo de 2019 decidió colgar la raqueta después de 20 años como profesional, en los que ha logrado 27 títulos y ha formado parte de ese club tan selecto del top 10 del tenis del mundo durante siete temporadas. Sus duelos ante Rafa Nadal siempre han sido muy disputados y es de los pocos que puede decir que le ha ganado en seis ocasiones. “Mentalmente, Rafa es el mejor de la historia. No hay nadie como él, y lo que está haciendo es algo único que pasará a la historia”. Actualmente, Ferrer es el director deportivo del Open Banc Sabadell, uno de los Open 500 con mayor solera de Europa.

Desde hace un año es el director deportivo del Open Banc Sabadell. ¿Qué retos se ha marcado para mejorar el torneo?

Mi función principal es la de seguir trayendo a los mejores jugadores del mundo, (este año tenemos a cuatro Top Ten y a Rafael Nadal) y que tengan más facilidades, ya que, al haber sido yo jugador, soy más consciente de lo que necesitan. En eso consiste ser director del torneo, que todo funcione bien con los jugadores y que tanto a ellos como a su entorno no les falte de nada. Luego ya hay muchas otras facetas, como la de mejorar el tema del village, la evolución de la digitalización —que hoy en día es primordial— el tema de la sostenibilidad, que también va evolucionando, y estar actualizado. A partir de ahí, tratar con la ATP, que es la que marca las pautas, y ver qué es lo que necesita el torneo para que vaya mejorando.

¿Cómo se pasa de las pistas a un despacho?

Encarándolo con mucha motivación e ilusión porque es algo diferente. Yo he venido aquí, al RCTB, desde que era pequeño con mis padres, y cuando me plantearon esta opción, entre otras relacionadas con el mundo del tenis, fue la que más ilusión me hizo y no lo dudé. Después, cuando ya empiezas a trabajar y ves las cosas desde dentro del torneo (muy diferentes a cuando eres jugador) entiendes lo importante que es rodearse de un buen equipo, del gran trabajo que hay detrás y todas esas pequeñas cosas de las que no eres consciente cuando eres jugador. Estoy encantado, porque he mejorado personalmente y hago algo diferente a lo que he hecho siempre en una pista de tenis.

En su carrera ha conseguido 27 títulos, pero no ha podido ganar un Gran Slam, aunque ha estado muy cerca de conseguir Roland Garros en 2013, en el que fue finalista. ¿Qué piensa que ha pasado para no haya levantado uno?

No ha pasado nada, sólo que no he sido tan bueno como para ganar un Grand Slam. Simplemente eso. Tampoco hay mucho más que decir. Dejé todo lo que tenía que dejar en una pista de tenis, y me fui muy satisfecho, tenísticamente hablando. No tengo nada que reprocharme, aunque, obviamente, cuando miras atrás cambiarías cosas, pero es algo que forma parte de la madurez y del aprendizaje.

Ha ganado como jugador en tres ocasiones la Copa Davis ¿Se ve en unos años como capitán del equipo nacional?

Puede ser… Tampoco lo pienso mucho, porque ahora estoy en otra etapa de mi vida, y creo que tengo que pasar fases, pero sí me haría ilusión ser capitán de la Copa Davis en un futuro. No es cuestión de planteármelo, porque la oportunidad ya llegará, y lo decidiré cuando venga.

Carlos Alcaraz, con sólo 18 años, está destrozando todos los registros. ¿Lo ve con suficiente talento para llegar a ser el número uno?

Me gusta mucho Carlos Alcaraz. Sinceramente, creo que, independientemente de su talento tenístico, como persona es muy inteligente emocionalmente, humilde y respetuoso. Tiene esos valores que a mí me gustan y que, en alguien tan joven, me sorprenden. Me recuerda un poco a Rafa, emocionalmente hablando, en esa madurez mental. Seguro que tendrá posibilidades de llegar a ser número uno.

A Rafa Nadal le ha ganado hasta en seis ocasiones. ¿Cuál es el secreto para vencerle?

Bueno, el secreto es que tú estuvieras muy bien, y él tuviera dudas… [ríe]. En definitiva, jugar agresivo y tener un buen día. En pista rápida jugaba con más comodidad y tenía más posibilidades de ganarle, sobre todo si Rafa tenía un día malo. He ganado también a Djokovic y Murray, pero al que nunca conseguí vencer fue a Federer, por su tipo de juego.

Nadal, participará de nuevo en esta edición del Open Banc Sabadell. ¿Qué representa para el torneo la presencia del mallorquín?

Rafa es el estandarte de este torneo y de este club, aparte de Socio de Honor, porque cuando era pequeño siempre jugaba en el Club de Tenis Barcelona. Así que tener al mejor jugador de la historia, que quiera venir cada año y que nos dé facilidades para jugar este torneo, es para nosotros algo de lo que estamos muy agradecidos. Rafa tiene un cariño especial al trofeo, y por eso ajusta su calendario para poder estar aquí.

En el mundo del tenis profesional se mueve muchísimo dinero. ¿Cómo gestiona esto un joven que ve esas grandes cifras en su cuenta?

Si triunfas, si no, no… Para eso tienes que pasar por torneos menores, ya que todo tiene un proceso, pero es muy importante el entorno: familia, entrenadores…, y tu propia evolución. Si tu entorno no es el adecuado, o hay demasiadas personas que pueden opinar, se hace más complicado, porque cuando tienes 18-19 años es muy difícil saber manejar todo lo que conlleva. Estás en fase de aprendizaje y es como una aceleración hacia la madurez.

¿Le gusta invertir o prefiere asesorarse?

Soy muy tranquilo en ese tema, y voy por sensaciones, pero no soy de complicarme mucho la vida a la hora de invertir. Lo que me ha dado el tenis es poder invertir en momentos que me ilusionan, y me gusta tener tiempo para mí.