Los youtubers ganan dinero de diferentes maneras: con los anuncios que se muestran en forma de banners en sus vídeos, por la publicidad que ellos mismos promocionan, o porque alguna compañía específica patrocina su contenido de acuerdo a la temática del canal. No obstante, hay empresas que fichan a algunos creadores de contenido con millones de seguidores o a canales con potencial en el mercado para ayudarlos a crecer exponencialmente y ganar más dinero en la red.

Una de esas compañías que vigila a los creadores de contenido es la startup Spotter, con sede en Los Ángeles, que desde 2019 trabaja con influencers famosos como MrBeast, con 93 millones de seguidores en Youtube, conocido por realizar vídeos centrados en gente haciendo retos a cambio de altas sumas de dinero y considerado como uno de los youtubers mejor pagados del mundo; o Like Nastya, con 90 millones de suscriptores en su canal principal, una pequeña niña ruso-estadounidense de 8 años que presenta junto a sus padres historias y juegos para niños.

De acuerdo con Forbes USA, Nastya «es una de las creadoras de más rápido crecimiento del mundo, gracias a los videos en siete idiomas». En 2019 se convirtió en la tercera YouTuber mejor pagada del mundo, con un ingreso anual estimado de 18 millones de dólares (16.65 millones de euros).

La startup también ha firmado contratos con otros grandes youtubers como Aphmau, Dude Perfect, o Smokin’ & Grillin with AB. De acuerdo a la empresa, Spotter ha trabajado con 200 creadores, y ha pagado 350 millones de dólares en total a todos ellos. En febrero anunciaron que recaudaron 200 millones de dólares en nuevos fondos liderados por Softbank Japón.

Spotter proporciona a los creadores de YouTube un capital, de acuerdo al número de seguidores e influencia del canal es más dinero o menos, a cambio de adquirir los derechos de su catálogo de sus videos antiguos por un tiempo limitado. 

«El modelo de negocios de Spotter es una interpretación contemporánea del famoso Bono Bowie (en alusión al negocio que hizo el artista británico), que se está volviendo más popular entre las nuevas empresas de la economía creadora. No es diferente a las inversiones de capital de riesgo: le da a una empresa (o persona) el dinero que necesita para crecer, asumiendo que eventualmente recuperará su inversión y obtendrá una ganancia considerable. Spotter está en camino de alcanzar un total acumulado de mil millones de dólares invertidos en creadores para mediados de 2023″, describe la web TechCurch.

Si un youtuber quiere trabajar con Spotter, la startup analizará las métricas del canal para hacerle una oferta por su vídeos. Las métricas en donde se la participación de la audiencia son las más importantes para Spotter, incluido cuánto tiempo pasan los espectadores viendo el contenido de un creador y qué porcentaje de un video ven realmente los espectadores antes de dejarlo. 

Además, Spotter pide como mínimo un año de actividad en la red social y de 50 a 70 mil suscritores en el canal de Youtube. «La startup está destinada a los creadores de todas las categorías, que puedan probar un año de rendimiento y monetización. Una vez que se evalúa el valor del catálogo de los vídeos, se le ofrece un «capital que cambia la vida», explica la web Fast Company.

Spotter fue fundado a principios de 2019 por Aaron DeBevoise, quien anteriormente cofundó Machinima y StyleHaul, dos redes multicanal (MCN) de YouTube que agruparon a múltiples creadores bajo un mismo techo. 

La mayoría de los creadores de contenido con los que trabaja Spotter son de Estados Unidos y Asia. La mayoría de sus clientes en Europa provienen del Reino Unido, como el youtuber Morgz, que habla del mundo de los videojuegos, y que cuenta con 11.6 millones de suscriptores.