Las mayores estrellas del cine internacional, que acostumbran a tener unas fortunas a la altura, se pueden permitir grandes mansiones y, en general, unas propiedades con unas características que no están al alcance de la mayoría de los mortales.

No obstante, esto no quiere decir que no se produzcan ventas, pues aunque dediquen millones de dólares a construirlas y dejarlas a su gusto, en ocasiones deciden ponerlas en el mercado para recuperar parte de la inversión.

El parque acuático de Tony Parker

Hay quienes no se conforman con una simple piscina, sino que van más allá. Es el caso del ex jugador de baloncesto Tony Parker, que construyó su propio parque acuático en su mansión de Boerne, California. La finca tiene 22 hectáreas y se vende por unos 17 millones de euros.

Richard Gere y su rancho

En Pound Ridge, a algo menos de una hora de camino de Nueva York, se erige el rancho que el actor adquirió en 1986. Casi 20 hectáreas donde no faltan establos, graneos, huerto… y hasta un lago privado con playa de arena y una isla. El precio de venta está en 24,67 millones de euros.

Un bar de película

En el condado de Blaine se encuentra esta casa de invitados que se convirtió en Grace’s Dinner en la película Bus Stop que protagonizó Marilyn Monroe. Está a los pies de un lago artificial y, en total, ocupa casi cinco hectáreas. La venta está situada en 14,2 millones de euros.

La casa con piscina de Margot Robbie

Muy cerca de Hollywood, en Hancock Park, está la casa de la actriz. Construida en 2016 y con 306 metros cuadrados de superficie, cuenta con su propia piscina en el jardín y hasta una habitación independiente para mascotas. Se vende por 2,8 millones de euros.

Villa histórica en el corazón de Italia

En esa casa de los años 30 vivió Eduardo de Fillipo hasta que falleció en los 80. La finca cuenta con dos hectáreas en las cuales están la propia villa y un par de casas más pequeñas. Actualmente, es propiedad de la hija del actor y humorista, Angelica Ippolito. En venta por 1,48 millones de euros.