Guerlain presenta cuatro obras digitales originales certificadas NFT (Non Fungible Token) en la exposición When Material Becomes Art, que invita al público a explorar la materialidad en el arte. La firma, que siempre ha estado muy vinculada al mundo del arte [de hecho, Jacques Guerlain era coleccionista y amigo de artistas de la época con los que contó para la Maison de Campos Elíseos, donde, como cada año, tendrá lugar la presentación de la FIAC (Feria Internacional de Arte Contemporáneo], reafirma así su lado cultural.

La obra ya está expuesta en el 68 de los Campos Elíseos y en ella participan 23 artistas, aunque lo innovador en esta ocasión es que hay cuatro obras NFT en subasta.

La firma parisina es pionera en este tipo de iniciativa que une arte, sostenibilidad e innovación; y en esta línea, anuncian una nueva era en el mundo del arte digital, un NFT es una innovación tecnológica que autentifica y certifica cualquier creación digital en blockchain. También, muy acorde con su compromiso para un planeta más sostenible, In The Name of Beauty, Guerlain ha elegido la plataforma Tezos, una Green NFT que se caracteriza por ser más sostenible que las tradicionales blockchain.

Para la exposición, el artista pekinés Liu Bolin ha desarrollado un dispositivo novedoso, The last warrior. La obra parte de un túnel digital a través del cual la imagen original se transforma y da lugar a una nueva imagen. Al final del experimento, las dos imágenes parecen diferentes, aunque conservan los mismos colores, píxeles y metadatos. Con este proceso de transformación, Liu Bolin desea cuestionar nuestra relación con la realidad.

Compost VIII es la obra de Lauren Moffatt, que lleva muchos años trabajando en la relación del espacio con imágenes y volúmenes. La obra explora formas de ralentización y regeneración utilizando tecnologías originales de videojuegos.

Sabrina Ratté presenta Florescendi, que nos sumerge en un futuro especulativo, donde muestras de especies de plantas extinguidas se conservan y exhiben en una sala de archivos virtual.

Por último, Constance Valero con De Nectar et d’Ambroisie hace un homenaje a la vida y su tenacidad. Con el deseo constante de crear espacios estéticos y maravillosos, la obra fue construida con la voluntad de representar la supremacía de funcionamiento orgánico; un lugar grandioso, simbolizado por la deslumbrante orquestación de sus insectos.

La llegada de los primeros NFT está revolucionando el mundo del arte. Las blockchains, códigos informáticos participativos y descentralizados que permiten certificar las transacciones, introducen el concepto de escasez en el arte digital y, con ello, le permiten tener la misma categoría que el arte analógico. El material artístico se ha convertido, por tanto, en algo plural, a la vez tangible e intangible, y tan dicotómico como nuestro siempre cambiante mundo contemporáneo.