Inspira, nutre, divierte y ensalza. Podría decirse que estas son algunas de las cualidades del buen cacao, pero en este caso, también son extensibles y aplicables a la nueva creación de The Macallan: mucho más que el nuevo whisky de malta de la marca escocesa, una obra de arte líquida con un arco iris de notas en boca, aspecto y paladar, donde la firma de Jordi Roca es uno de sus ingredientes estrella.

Es The Macallan Harmony Collection Rich Cacao, resultado de una colaboración única: The Macallan y Jordi Roca, uno de los mejores maestros chocolateros del mundo, la parte dulce de El Celler de Can Roca. Pero como las cosas bien hechas, la siembra venía de atrás, de la relación de los hermanos Roca con este whisky emblemático, elaborado en las Highlands escocesas. “Llevamos unos 9 años como embajadores de este whisky, envejecido en barricas de roble gallego y americano, que han contenido previamente, durante un año, vino de Jerez. The Macallan es una casa que trabaja con los máximos estándares de excelencia. Colaborar con ellos en el laboratorio es fascinante, porque hay mucha similitud de propósito e inquietudes con El Celler de Can Roca. Esto es algo que no nos ha costado que viera la luz, porque nuestra relación es muy buena”, afirma Jordi Roca, que atiende en persona a Forbes.

Como la mirada inocente de un niño al abrir una tableta de chocolate, los ojos de Jordi Roca desprenden un brillo especial al hablar de su idilio con el cacao y de este proyecto único. También desvelan esa parte científica y de estudio de los diferentes cacaos con los que trabaja, junto a ese adulto amante místico del whisky. The Macallan Harmony Collection Rich Cacao es el primer lanzamiento de una edición limitada de la nueva serie de single malt de The Macallan. Un whisky único que contará con lanzamientos anuales, resultado del trabajo en el lab, de ir más allá.

Dos casas, The Macallan y El Celler de Can Roca, que caminan con el arraigo a la tierra como bandera. Arraigo a esa meseta sobre el río Spey, la primera, y a su Girona natal, por parte de los hermanos Roca. Hasta allí viajó Polly Logan, The Macallan Whisky Maker, tras identificar la gama de notas aromáticas en las barricas de whisky. Para conocer de primera mano Casa Cacao, el templo del chocolate del menor de los Roca, que Jordi nutre a diario, cual Willy Wonka, junto al maestro chocolatero galés Damian Allsop, su mentor. Para Logan, “fue un viaje de descubrimiento, aprendiendo de la artesanía, la pasión y la creatividad que conlleva la elaboración del chocolate. Al sumergirme en este mundo, descubrí una sinergia entre el proceso de elaboración del whisky y el del chocolate. Ambos requieren de tiempo y de una atención excepcional a los detalles, donde incluso los mínimos cambios favorecen la aparición de diferentes aromas y sabores”.

Las notas de cata de The Macallan Harmony Collection Rich Cacao hablan de un whisky con un color a granos de cacao tostado, aromas a chocolate fondant, miel, roble, y picantes provenientes de la lima y el jengibre. En boca sale el chocolate negro, en armonía con la miel, los dátiles, la uva pasa (también presente en el vino de Jerez), la vainilla y la canela. Un whisky de malta con dulce final a caramelo de mantequilla y galletas recién horneadas. Es el mundo de Jordi Roca hallado en las barricas de roble gallego y americano, de los bosques de Missouri, Kentucky y Ohio, donde se añeja el whisky The Macallan. “Para esta expresión busqué una nota específica de chocolate en las tradicionales barricas de roble europeo que previamente han contenido Jerez de The Macallan y la combiné con una nota de vainilla aportada por las barricas de roble americano, sazonadas con Jerez para endulzar la nota de chocolate ligeramente amarga que había encontrado”.

También notas a bodega, a madera, según Jordi Roca, quien vincula el universo del cacao al del vino, en cuanto a orígenes y cosechas. “Cuando empecé a visitar cultivos de cacao, el olor que desprendían las cajas de fermentación de madera me recordaron muchísimo a las bodegas de Jerez, porque hay una fermentación alcohólica ahí, que destila esos aromas. Por otro lado, hablar del porcentaje de cacao es como hablar de la graduación de un whisky”.

Un encuentro, un viaje. “Es un viaje por el mundo. Para mí el whisky es sinónimo de reposo, de calma, de reflexión, de recogimiento, es un autoregalo. Pero también es hedonismo, es poder compartirlo. Todos esos adjetivos nos llevan también al chocolate”, dice Jordi Roca. Unas cualidades que trasladan, en cada trago, hasta The Macallan Estate, en la región protegida de Speyside, en la parte noroeste de Escocia. Hasta 1.824, cuando Alexander Reid sembró el germen de uno de los whiskies de malta más admirados y premiados del mundo.

Una travesía por el universo de los aromas en torno a la madera, que a su vez ha inspirado una serie de creaciones chocolateras by Jordi Roca. “El chocolate aguanta muchos perfiles aromáticos, así que probamos diferentes cacaos junto a Polly y a partir de ahí, creamos también una serie de bombones para maridar en esta experiencia. Para mí es un maridaje por contraste, pero obviamente este whisky lo tomaría también solo, aunque con chocolate coge mucho más sentido”. El resultado: bombón de turrón, Moneda de Ganache y haba de cacao Hacienda Victoria (Ecuador).

Como un diálogo armonioso entre contenido y continente, entre whisky y paisaje, entre packaging e ingredientes, la sostenibilidad es otro de los ríos que riega The Macallan Harmony Collection Rich Cacao. La caja y la etiqueta están fabricadas a partir de las cáscaras desechadas de las vainas de cacao que trabaja Jordi Roca. Es la reivindicación de desperdicio 0 recubierta con la esencia del cacao más auténtico, el de origen, el de Jordi Roca y su estrecha relación con los pequeños productores.

Economía circular con punto de partida en Easter Ealchies House, el Highland Manor construido en 1700 y hogar espiritual de The Macallan, que pasa por las plantaciones de cacao que nutren la creatividad de Jordi Roca y vuelve allí, a Escocia, a la casa madre. Un homenaje al agua de las Highlands escocesas, al río Spey, la fuente que riega los campos de cereal con el que se elaborará el whisky. “Esto es agua, barrica y tiempo. Si el whisky es el agua de vida, el chocolate es el alimento de los dioses, con lo cual unimos dos mensajes que conviven juntos. Es de alguna manera, invertir en buenos recuerdos, whisky y chocolate.”, cierra Jordi Roca. Un brindis por la eternidad.

*The Macallan Harmony Collection Rich Cacao tiene un PVP de 130€ y estará disponible en The Macallan Estate, The Macallan Online Boutique y en tiendas premium, bares y restaurantes de todo el mundo a partir de octubre de 2021.