Las temperaturas globales superarán el límite de 1,5°C establecido por el acuerdo climático de París en los próximos 20 años, salvo se tomen medidas drásticas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, según una evaluación exhaustiva de 14.000 artículos científicos sobre la crisis climática realizada por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), la máxima autoridad mundial en la materia.

Hechos clave

  • Se han producido cambios «sin precedentes» en el clima durante cientos de miles de años, advierte el panel del IPCC, y añade que el planeta probablemente haya estado más caliente durante la última década que durante el último período de 125.000 años.
  • Los niveles de dióxido de carbono atmosférico también se encuentran en el punto más alto en dos millones de años, según el informe, y la agricultura y los combustibles fósiles llevan los niveles de óxido nitroso y metano a niveles máximos de 800.000 años.
  • «Es inequívoco que la influencia humana ha calentado la atmósfera, los océanos y la tierra», dice el informe, poniendo la responsabilidad de la crisis climática en manos de los seres humanos de manera mucho más clara de lo que lo ha hecho hasta ahora.
  • Incluso en el mejor de los casos, algunos de los cambios, incluido el aumento del nivel del mar, serán irreversibles durante milenios.
  • Se necesitan recortes drásticos e inmediatos en las emisiones de carbono para cumplir con el objetivo de 1,5°C y evitar una mayor degradación del clima, advirte el IPCC.
  • El cambio climático provocado por los seres humanos ya está afectando a todas las regiones del planeta, según el informe, y las inundaciones extremas, las sequías, los incendios forestales, las olas de calor y las tormentas aumentarán en frecuencia y gravedad si el problema continúa.

El informe representa la visión más actualizada de la situación climática actual. Es la primera revisión importante del IPCC desde su informe en 2013 y ofrece una imagen mucho más certera que antes. Los informes anteriores del IPCC se han vinculado a importantes desarrollos de políticas como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 1990, el Protocolo de Kioto en 1995 y el Acuerdo de París en 2013-14. Ahora, los científicos tienen mucha más confianza al identificar los eventos climáticos extremos —como la ola de calor vivida en los EE UU o las graves inundaciones que ha habido en Europa y China—, y no titubean en atribuir la responsabilidad del cambio climático a las acciones humanas.

El informe advierte que, si no se llevan a cabo cambios drásticos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el mundo seguirá calentándose, los fenómenos meteorológicos se volverán más extremos y el nivel del mar se elevará. A pesar de algunos avances en el cumplimiento de las promesas de reducir las emisiones, el mundo todavía está muy lejos de poder cumplir los objetivos climáticos. Las emisiones en algunos sectores ahora han vuelto a niveles récord después de recuperarse rápidamente de una pausa en la demanda durante la pandemia de Covid-19.

Una situación extrema

Estados Unidos y Canadá se han enfrentado este año a una serie de fuertes olas de calor e incendios forestales. Por ellas han muerto cientos de personas (más de 100 personas en Oregón, 30 en Washington y casi 500 en la provincia de Columbia Británica en Canadá). Los científicos creen que unas condiciones tan extremas hubieran sido «virtualmente imposibles» sin el cambio climático.

Algunas partes de Europa también están experimentando un calor extremo, casi sin precedentes en algunas áreas, lo que provoca incendios forestales. El cambio climático también ha contribuido a extensas inundaciones en varios países europeos y China. Y lo más probable es que la situación se desboque y solo vaya a peor. Según el IPCC, esto incluye el colapso de las capas de hielo, lo que podría elevar significativamente el nivel del mar, y la falla de las corrientes de circulación oceánica que influyen en los patrones climáticos.

No sorprende que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, haya descrito el informe como un «código rojo para la humanidad» y una «sentencia de muerte para el carbón y los combustibles fósiles, antes de que destruyan nuestro planeta». El informe subraya la necesidad de tomar medidas inmediatas antes de las principales conversaciones sobre el clima de noviembre, organizadas por el Reino Unido, y generar consenso sobre lo que se debe hacer.

El foco está puesto en la COP26, organizada en Glasgow, es vista como una importante oportunidad para que los líderes se comprometan a abordar el cambio climático y como sucesora de la 21ª cumbre (COP21), donde se firmó el Acuerdo de París.